Baja el petróleo, pero la gasolina sigue subiendo

Sorprende la baja del crudo y el alza en los combustibles
Baja el petróleo, pero la gasolina sigue subiendo
Las finanzas públicas mexicanas dependen en un 70% de los ingresos petroleros.
Foto: Archivo

Augusto Corro baja y sube con quesos y carnes frías en transporte colectivo, a veces en el metro; otras en camión, porque el precio de la gasolina se ha ido por los cielos en los últimos meses, a pesar de las bajas en el costo del petróleo, y mejor dejó su coche en el garaje.

El fondo de este asunto, incomprensible para la lógica, tiene un trasfondo político muy cercano al monopolio de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Raymundo Tenorio, analista del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey afirma que “es imposible” que en el corto plazo se disminuya el precio de estos energéticos, porque “seguimos en una posición monopólica ante Pemex”, la empresa que, como paraestatal, depende de la políticas impuestas por el legislativo.

Y éste determinó que los precios vayan para arriba, a costa del consumidor para evitar que las finanzas públicas —que dependen en un 70% de los ingresos petroleros— se vayan a la quiebra a la par que los privilegios de los funcionarios y las arcas listas para la corrupción.

Desde meses atrás, la gasolina tuvo incrementos graduales previamente consensuados en el Congreso, pero desde los primeros días de enero de 2015 se incrementó de un tirón hasta casi el 2%.

Mientras que en Estados Unidos el litro de gasolina se redujo hasta el 50%; en México, la de mayor consumo, será de $13.70 pesos por litro (poco más de un dólar).

“Lo único que queda es reducir la cantidad de gasolina que le pones al carro o usar el coche en casos especiales: ni siquiera los taxis son opción”, lamenta Corro, cuyo trabajo depende en parte de transportar mercancías.

La competencia contra el monopolio de Pemex, impulsado por la Reforma Energética, entrará en vigor hasta dentro de dos años

http://www.laopinion.com