Rashid al Dhaheri, el niño de 6 años que acelera hacia la F1

El pequeño recorrió 6,000 kilómetros en 2014 y ganó 15 carreras
Rashid al Dhaheri, el niño de 6 años que acelera hacia la F1
Rashid al Dhaheri es la gran esperanza de los Emiratos Árabes Unidos para tener un piloto en Fórmula 1.
Foto: rashidaldhaheri.com

Pasaron sólo 12 meses desde la primera vez que se sentó en un karting hasta subirse a lo más alto del podio.

A partir de allí ganó 11 de las 13 carreras que disputó y se convirtió en la gran sensación del automovilismo en Medio Oriente, región en la que los motores y el olor a neumático quemado es una pasión.

Pero Rashid al Dhaheri tiene sólo 6 años de edad y recién está aprendiendo a conocer las horas del día. “Me gusta ir muy rápido en un auto y por eso me gusta conducir”, le dijo a BBC Mundo con su voz infantil tras finalizar un entrenamiento en el que completó 110 kilómetros bajo la atenta supervisión de su entrenador personal, Paul Chatenay.

UN DÍA EN LA VIDA DEL PEQUEÑO PILOTO

“Estuvo bien”, comentó, y al describir cuáles son sus sensaciones detrás del volante señaló de manera simple y directa que “el auto tiembla mucho, como un brrrr (imita con su boca) y es muy ruidoso, aunque no tanto como uno de Fórmula 1“.

Fue la primera vez que Rashid mencionó la F1 en la conversación, pero la verdad es que la máxima categoría del automovilismo ha formado parte de él la mayor parte de su vida y correr un día en ella es su gran sueño.

Rashid es entrenado por Paul Chatenay, quien le ha enseñado desde cómo conducir hasta lo relacionado a la mecánica de los vehículos.

“El máximo objetivo es indudablemente llegar hasta la F1”, intervino su padre, Ali al Dhaheri.

“Pero Rashid todavía es muy joven y queda por delante un largo y complejo camino”, reconoció.

“No será todo como un ramo de rosas y habrán muchos retos. Pero lo que es más importante es que él comenzó a la edad correcta, ha tenido grandes actuaciones y ha rendido frente a pilotos mayores que él. Está en el camino correcto”.

Tras arrasar en las competencias en los Emiratos Árabes Unidos desde que corrió por primera vez en octubre de 2013, Rashid fue a probar a Italia donde ha acumulado resultados importantes que han llamado la atención de gente vinculada al mundo del motor, como Giovanni Minardi, hijo del exdueño de la escudería de F1 Giancarlo Minardi.

“En Italia participan más rivales y hay más interés. Allí Rashid aprende mucho y muchos pilotos que han llegado a la F1 han pasado por las categoría inferiores en Italia”, explicó al Dhaheri papá, quien dijo que en 2015 seguirán compitiendo en los circuitos italianos.

El amor de Rashid con el automovillismo surgió en 2011, cuando a los 3 años visitó el garaje de Ferrari durante el Gran Premio de Abu Dhabi.

Durante horas observó a los mecánicos y admiró los autos. La presencia de un niño llamó la atención de los miembros de la escudería italiana, que lo adoptaron por el fin de semana.

A partir de allí Rashid se viste con un traje rojo como el de Ferrari para competir y en su casco brillan los colores de las banderas de Asturias y España, como en el de Fernando Alonso, su ídolo, quien en ese entonces era piloto del equipo de Maranello.

Es de allí donde surgió su apodo, “Pequeño Alonso”.

“Lo único que en verdad me gusta es conducir”, reconoció sin dudar y con una madurez que queda en evidencia cuando se refiere a la forma en la que encara las carreras.

“Lo que tienes que hacer es relajarte, saber qué debes hacer y hacer lo mismo todo el tiempo para ir más rápido, aunque tratando de no cometer errores”, respondió.

Si bien a Rashid le queda un largo camino por delante, sus primeros pasos se asemejan a los que dio Alonso en el norte de España, cuando comenzó a despuntar como el piloto que muchos años después se convirtió en doble campeón del mundo de F1.

“Creo que el estilo, el talento, la pasión, la dedicación y la habilidad de conducir en un sólo día tantos kilómetros”, destacó el progenitor sobre qué hace diferente a su hijo del resto de jóvenes pilotos que comparten el mismo sueño.

“Además está la capacidad de este pequeño muchacho de absorber el entrenamiento y su interés en la mecánica de su auto. No digo que es más excepcional que otros niños, pero ciertamente los resultados hablan por sí mismos”, dijo orgulloso.

Es por eso que pese a su corta edad, Rashid ya es considerado la gran esperanza del automovilismo en Medio Oriente, región que ya no sólo se conforma con albergar eventos internacionales sino que busca ser protagonista.

Ejemplo de ello es lo que está sucediendo en el Rally Dakar, donde el qatarí Nasser al Attiyah está a un paso de conseguir su segunda victoria y Yazeed Alrajhi, de Arabia Saudita, ha sido la gran revelación de la prueba en Sudamérica.

“No diría que es presión porque lo primero de todo es que el interés es del niño. Lo que nosotros proveemos son las herramientas y medios para que él disfrute lo que le gusta hacer. Si a él no le gustara el deporte, nunca lo hubiera hecho y nunca funcionaría”, aclaró Ali al Dhaheri.

En 2014 el piloto de 6 años rodó más de 6 mil kilómetros y giró por 16 circuitos diferentes.

De seguir los pasos de su ídolo, quien debutó a los 19 años, Rashid llegaría a la F1 en 2028 tras recorrer como mínimo unos 78.000 kilómetros.

Sin duda es una meta que todavía está muy lejos, pero a la que el “Pequeño Alonso” se va acercando rápidamente.