Carlos PenaVega peleó duro por su papel en “Spare Parts”

El artista está muy agradecido con George López por haberle dado la oportunidad de actuar en la película

“Spare Parts” ha cambiado a Carlos PenaVega, no sólo porque es su debut en la gran pantalla, sino porque también le ha abierto los ojos en muchos sentidos.

Más allá de la historia verídica sobre cuatro estudiantes indocumentados de la escuela preparatoria Carl Hayden de Phoenix, Arizona, que ganan una competición nacional de robots acuáticos contra el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Carlos se lleva el haber podido conocer a estos niños y haber aprendido en profundidad todo lo que está sucediendo con el tema de la inmigración en este país.

El temor de Óscar Vázquez, Luis Aranda, Lorenzo Santillán y Cristian Arcega, que fueron los cuatro jóvenes de secundaria de origen mexicano que realizaron la hazaña en la vida real en 2004, a ser deportados, no les frenó para alcanzar su meta que ha inspirado a muchos desde entonces.

El artista, que interpreta a Óscar Vázquez, nos contó la experiencia que vivió al trabajar con actores de la talla de George López y Jamie Lee Curtis, y, cómo no, de compartir escena con su esposa Alexa PenaVega, que hace de su novia en la cinta.

¿Conocías la historia de la película?

No. Me llamaron y me dijeron que tenían una película con George López y robots que querían que leyera. La leí y me quedé alucinado porque es una historia que ocurrió en la vida real. Yo estaba buscando un proyecto diferente al de “Big Time Rush”, un programa de televisión del canal Nickelodeon en el que participé, y esto llegó a mis manos; y el hecho de que fuera sobre latinos, con George López y Jamie Lee Curtis, me acabó de convencer. Pero tuve que pelear duro por el papel. Fui seis o siete veces a ver a los productores, leer mis líneas con varias personas, y realmente fue toda una lección de humildad. Trabajé mucho y ahora estoy muy orgulloso del trabajo. Es una gran historia y los niños son increíbles. Estuve con Óscar [personaje al que interpreta]. Ellos [protagonistas de la historia en la vida real] vinieron al set de rodaje y pasaron una semana con nosotros. Hablamos con ellos y nos contaron todo lo que pasa en sus vidas, nos enseñaron cómo funcionan los robots y eran muy chéveres. Óscar acaba de tener a su segundo hijo. Vive en Montana ahora y trabaja para el ejército. Él es extraordinario.

¿Cuánto se asemeja la película a la historia real de estos niños?

La película refleja mayormente lo que pasó de verdad. Un par de cosas tuvieron que cambiarse. Óscar y Karla [su novia en la cinta] se conocieron después de la competición. Pero en el filme queríamos construir la relación y se conocieron antes. Le preguntamos a Óscar tras ver la película qué es lo que hicimos mal o adornamos más. Él dijo que la única diferencia fue que durante la competición no habían presentadores con audífonos, y yo le pregunté si eso era todo y él respondió que ‘sí’. Entonces hicimos un buen trabajo. Y lo otro, es que tuvieron dos profesores en lugar de uno. George hace el papel de dos personas.

Aparte de la competición, está la historia de los niños indocumentados, ¿cuánto te identificas con eso viniendo de una familia latina?

Yo nací en los Estados Unidos. Estuve muy amparado de todo eso. Yo crecí en la parte oeste de Florida y estaba como en una burbuja pequeña. Nadie sabía nada de lo que estaba pasando. Cuando me mudé a California empecé a oír sobre el tema. No sé mucho de política, pero después de estar en D.C. durante dos días, me di cuenta de todo lo que está pasando. Y haciendo la película aprendí mucho sobre las vidas de estos niños y del ICE, sobre lo que el gobierno está intentando hacer. Soy mucho más consciente ahora y después de estar en D.C. y quiero hacer más al respecto. Nos reunimos con el senador Dick Durbin, quien ayudó a Óscar a sacar los papeles. Y de sólo oírle hablar de todo el cambio que quiere hacer, yo le dije que no me gustaba la política pero que me gustaría hacer algo para ayudar. Sabía que había gente en el país que no tiene documentos, pero no que están separando a familias. Está muy mal. Y esta película lo muestra, especialmente porque los latimos podemos cambiar las cosas, y eso me encanta. Nosotros tenemos trabajos que mucha gente no tiene y mucha gente puede asustarse porque estamos consiguiendo posiciones de mucho poder. Mi padre trabajó muy duro para estar donde está y es mi ejemplo a seguir. De España emigró a Santo Domingo, conoció a mi madre, que quería mudarse aquí, se casaron y vinieron.

¿Cómo fue trabajar con George López?

George López es increíble, muy amigable, muy amable. Creo que hizo un gran trabajo en esta película. Porque solo lo vemos como el chico graciosillo por las cosas de comedia que hace, al principio no sabía qué esperar; pero creo que lo hizo muy bien y fue muy dedicado. También produjo la cinta y fue muy práctico. Él fue una de las razones por las que obtuve mi papel y le agradezco mucho por haberme dado esta oportunidad. Lo quiero mucho.

¿Y tu esposa está en la película también, no?

Mi esposa es mi novia en la cinta. Fue muy duro. No, estoy bromeando [risas]. Ella ha estado haciendo esto durante años, ha estado haciendo películas toda su vida. Y tenerla a mi lado en mi primera película fue maravilloso. Me hizo de guía. Tiene mucho talento y es muy profesional. Sabía sus líneas y me ayudó a escribir la mías. No fue a ningún casting. A ella le dieron el papel directamente. Lo que pasó fue que yo estaba sentado con el director en una comida hablando sobre el guión y le pregunté quién iba a hacer de mi novia. Y me dijo que querían ofrecerle el papel a una actriz llamada Alexa Vega. Yo empecé a reír y él me preguntó si la conocía, y le dije que nos acabábamos de comprometer hacía dos meses. Se quedó muy sorprendido. El estudio no lo sabía. Y yo le dije que podía convencerla para que hiciera la película.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Ahora estoy intentando mejorar mi español tomando clases. También estoy haciendo un álbum en ‘Spanglish’. Estoy haciendo merengue mezclado hip hop, salsa mezclado con hip hop, pop… de todo. Estoy visitando mucho Miami para trabajar con productores muy buenos que están haciéndole cosas a Ricky Martin. Estoy muy emocionado.