Los centroamericanos alzan sus voces

Indocumentados marchan por sus derechos en México

Guía de Regalos

Los centroamericanos alzan sus voces
Poco a poco los recién llegados aprenden de mexicanos en EEUU, y se organizan..
Foto: Archivo

MÉXICO

Iniciaron sus protestas como pequeños grupos organizados y animados por su cercanía con la frontera sur pero poco a poco los centroamericanos tomaron valor para dejarse ver en las calles del centro y norte del país, a pesar de su condición de indocumentados que se abren paso en este país al que llaman ya su hogar .

Así saltaron a las calles de San Luis Potosí, uno de los estados clave por el cruce del tren de carga rumbo a Estados Unidos, donde se quedaron a vivir por igual guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, que tienen exigencias contundentes.

Hace unas horas un grupo de unos 80 marchistas que pidieron “refugio” y “ayuda” a las autoridades mexicanas.

“Están haciendo un llamado a las sociedad a que se abra a un mundo que cada vez reclama un compromiso para todos”, dijo Rubén Pérez, sacerdote encargado del refugio local para indocumentados y quien apoyó la manifestación.

“Es un mundo económicamente globalizado que pide incluir a todas las personas del planeta”.

Tradicionalmente la sociedad mexicana no ha sido muy buena receptora de los grupos extranjeros, a pesar de sus políticas de apertura y de que es un país expulsor de una diáspora creciente.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Discriminación, realizada en 2010, siete de cada 10 personas creen que los inmigrantes “provocan división” a la comunidad a la que llegan y seis de cada 10 personas mayores de 40 años no aceptarían vivir con un inmigrante.

A su vez, los extranjeros señalan que los principales problemas de vivir en México son en primer lugar el desempleo, la inseguridad y la discriminación. En ese orden

No existe una cifra oficial sobre el número exacto de inmigrantes de ese país que en los últimos años frenaron su éxodo hacia Estados Unidos para detenerse en México a iniciar una vida; pero algunas organizaciones civiles calculan que se trata de “miles” que no destacan entre la población por el parecido físico aunque a veces su acento los delata.

http://www.laopinion.com