Doblemente invisibles… y seguirán siendo fantasmas

Edgar Muñoz escribe el blog "La Huella"
Doblemente invisibles… y seguirán siendo fantasmas
Los migrantes mexicanos sin inscripción de nacimiento seguirán invisibles para México y EEUU.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Durante décadas los gobiernos de las entidades federativas en México le dieron la espalda a millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, quienes se han doblado la espalda en oficios tan rudos como el campo, la construcción, empleos domésticos y restaurantes entre otros, para obtener algo de dinero y enviarlo a sus familias en sus lugares de origen, los cuales se han transformado con el arribo de estas remesas.

El gobierno de Enrique Peña Nieto por primera vez permitió algo tan sencillo de hacer pero que le va a cambiar la vida a millones de personas, quienes podrán emitir copias certificadas de actas de nacimiento en los 51 consulados de Estados Unidos.

De esa manera, los mexicanos se van a evitar los engorrosos trámites con sus familiares para que les continúen sacando un documento, que por una extraña razón, en varios casos, acababa extraviándose en el camino. Y no sólo eso, sino que era fuente de corrupción en las diferentes oficinas del Registro Civil, donde se aprovechan de la gente más pobre y necesitada. A mí me tocó recibir denuncias de algunas familias de escasos recursos en Oaxaca, que se quejaban de los funcionarios públicos, quienes presuntamente les pedían dinero extra para obtener el ansiado documento.

El otro lado de este gran anuncio de la obtención de las actas de nacimiento en los consulados, es que no todas las personas van a lograr recuperar su identidad. El problema es más profundo, dice la organización civil “Be Foundation”. En Estados Unidos hay miles de personas que junto con 7 millones en México, no fueron registradas al nacer y por lo tanto no podrán imprimir sus actas de nacimiento en ninguna parte.

Conozco a varios jóvenes apátridas (porque no tienen patria), que viven bajo la categoría de la doble invisibilidad, entraron a Estados Unidos en los brazos de sus padres como indocumentados y a la fecha no tienen un documento oficial que los identifique, ni en México ni en Estados Unidos. Se encubren bajo documentos falsos y algunos han logrado llegar hasta la Universidad por ser brillantes estudiantes como Pascual Callejas en Mason, Texas, quien logró llegar a los estudios superiores después de luchar mucho y con el apoyo del Instituto México del Woodrow Wilson Center.

En la entrevista que sostuve como presentador de noticias de Telemundo 52 con el Canciller de México, José Antonio Meade, él reconoció que esas personas seguirán siendo fantasmas. En esos casos extremos, me dijo, existe la posibilidad de otorgarles un pasaporte de protección que funciona por un año. Sin embargo, ese documento, aunque los identifica momentáneamente, en nada les sirve para sus trámites migratorios.

Ante la próxima implementación de la Acción Ejecutiva del Presidente Barack Obama, sin duda, los doblemente invisibles, quedarán fuera si no consiguen un acta de nacimiento. Son de carne y hueso, se cuentan por cientos o miles en Estados Unidos y nacieron en México. En su mayoría son jóvenes y en esta ocasión, el gobierno de Enrique Peña Nieto, también les ha dado espalda.

edgar.munoz@nbcuni.com

edgarmunoz.com