Dos polémicos políticos quieren gobernar Guerrero

Luis Walton, dejó la alcaldía de Acapulco para buscar la gubernatura de Guerro; mientras que el hijo de Angel Aguirre quiere se edil del puerto
Sigue a La Opinión en Facebook
Dos polémicos políticos quieren gobernar Guerrero
La situación en la entidad permanece tensa tras la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa.

México.- Los partidos políticos pusieron a prueba a la sociedad mexicana en Guerrero, uno de los estados más golpeados por la corrupción, la impunidad y el narcotráfico, al abrir las puertas de sus candidaturas a dos personajes que, aún en medio de la polémica, buscan la gubernatura del estado y la alcaldía de Acapulco.

Luis Walton (1949), quien dejó la alcaldía del puerto para buscar desde este martes el gobierno estatal, consolidó a Acapulco como una de las ciudades más inseguras de América Latina sólo por detrás de San Pedro Sula y Caracas, de acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, la Organización Alto al Secuestro y múltiples organismos empresariales.

Acapulco sufre actualmente un secuestro cada cuatro días, 50 asesinatos cada mes y más de 2,000 negocios y un centenar de instituciones educativas cerraron o quebraron por la inseguridad mientras la policía municipal se encuentra en paro desde el año pasado por falta de seguro de vida.

A mediados de su mandato, Walton reconoció que no había cumplido, como debía, con la función de “otorgar seguridad a la gente”. Sin embargo, tal incumplimiento no le impidió -ni ética ni legalmente- aspirar a la gubernatura por el partido Movimiento Ciudadano, cercano colaborador y aliado del ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

LEA ADEMÁS:

Gobernador de Guerrero dice que caso Ayotzinapa se ha atenuado

Padres de los 43 marcharán para conmemorar 4 meses de la desaparición

Padre Solalinde se suma a la búsqueda de los 43 de Ayoptzinapa

Cae autor material de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Y para suplirlo en el cargo en Acapulco se anotó como aspirante por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el hijo de Ángel Aguirre Rivero, quien dejó el cargo de gobernador en octubre pasado tras las protestas sociales por la desaparición de los 43 estudiantes de la normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Activistas sociales y familiares de las víctimas acusan al ex mandatario estatal de encubrir o, al menos, solapar al crimen organizado que mantiene a la entidad de cabeza con al menos seis células derivadas del cártel de los Beltrán Leyva.

Ángel Aguirre Junior (Acapulco, 1984), quien se desempeñaba como diputado en el congreso –puesto al que llegó por acuerdos de partido, no por voto– se defendió este martes de las críticas contra su padre. Dijo que él tiene su propia historia, que la familia “no tiene nada de qué estar avergonzada” y que “los medios (de comunicación) lo han estigmatizado”.

El analista político Jorge Javier Romero cree que estas candidaturas ponen a prueba la democracia: “Los partidos pueden poner a los candidatos, pero, al final de cuentas, quienes van a dar la última palabra son los ciudadanos, de ellos depende”.