Inmigración ilegal a los Estados Unidos

@DHSgov

En noviembre, el presidente Obama anunció una serie de acciones ejecutivas para corregir el maltrecho sistema de inmigración en este país. En diciembre, anunció que el gobierno comenzará un proceso de normalización de las relaciones con Cuba. Ambas acciones son cambios audaces e históricos en la política de Estados Unidos.

Sin embargo, no significa un cambio en la política de este gobierno en torno a la inmigración ilegal. Sigue siendo una realidad que nuestras fronteras no están abiertas a la inmigración ilegal. De hecho, estamos tomando medidas adicionales ahora y en el futuro.

Una de las acciones que el Presidente Obama anunció el 20 de noviembre fue un nuevo programa que hace posible que ciertos indocumentados que han vivido en este país por años puedan salir de la obscuridad. Pero es importante que sepa que este nuevo programa es sólo para personas que han vivido aquí por cinco años, que no han cometido crímenes serios y tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales.

Este nuevo programa no está disponible para quienes hayan llegado hace menos de cinco años o que venga de manera ilegal en el futuro. Aún más, aquellos que ayuden a familiares u otras personas a entrar de manera ilegal al país, corren el riesgo de ser removidos del programa.

Las nuevas acciones ejecutivas del presidente hacen énfasis especial en la deportación y el retorno a sus países de las personas que están detenidas en la frontera o que vinieron ilegalmente en cualquier momento después del 1 de enero de 2014.

Al mismo tiempo, el gobierno de Estados Unidos está creando una medida alterna y legal para que los niños en riesgo de daño en Centroamérica puedan venir a Estados Unidos: si usted es un adulto que está legalmente en el país, puede solicitar traer a su hijo desde Guatemala, El Salvador y Honduras, siempre que el niño pueda cualificar para el estatus de refugiado o un permiso de ingreso.

Por último, el Presidente también dio unos pasos históricos a fin de trazar un nuevo rumbo en nuestra relación con Cuba . Sin embargo, el eventual establecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba no significa un cambio en nuestra política de inmigración hacia ese país, reflejada en la llamada política de “pies mojados / pies secos” o la Ley de Ajuste Cubano. Vamos a seguir regresando a Cuba aquellos inmigrantes interceptados en el mar tratando de venir a este país ilegalmente.

Es importante que el público entienda las acciones ejecutivas del Presidente, especialmente quiénes cualifican y quiénes no