México frente a una oportunidad histórica

El periodista Luján Frank Maraschio, desde Brasil, desarrolla diversos temas
México frente a una oportunidad histórica
Enrique Peña Nieto (d), Ban Ki-moon (c) Ángel Gurría (i).
Foto: ONU / Paulo Filgueira
  • Los mexicanos cuenta con una coyuntura única para elevar el crecimiento económico y asegurar un bienestar incluyente. Las importantes reformas en el mercado laboral, competencia, educación, energía, en el área de finanzas, infraestructura, telecomunicaciones, como también en el sistema tributario, deben estar acompañadas con el fortalecimiento de las instituciones judiciales, del Estados de derecho, mejorar la seguridad y combatir la corrupción, dice la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
  • Los cambios, asociados a la recuperación global, pueden generar un crecimiento anual que alcance hasta un 4% en los próximos años. Converger hacia las mejores prácticas de la OCDE en los espacios de reforma judicial e informalidad podrían aumentar el crecimiento potencial del país en otro punto porcentual al año.

Porto Alegre, RS, Brasil.- Los mexicanos poseen hoy una oportunidad única de elevar significativamente sus tasas de crecimiento económico y asegurar una convergencia de su nivel de vida con el de los países avanzados comprendidos en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Reducir la informalidad elevada en el mercado laboral, disminuir los altos niveles de pobreza, como también la desigualdad del ingreso y de las oportunidades, señala la OCDE.

Puede haber un impacto positivo

En un informe remitido desde París el organismo internacional indicó que, “las impresionantes reformas estructurales en México (en el mercado laboral, competencia, educación, energía, sector financiero, empleo, infraestructura, telecomunicaciones y sistema tributario) pueden tener un impacto económico importante, pero deberán ser acompañadas por acciones decisivas para mejorar el funcionamiento de las instituciones judiciales, fortalecer el Estado de derecho, atender los problemas de seguridad y combatir la corrupción”.

Si se implementan a pleno, los cambios podría aumentar la productividad y la inversión, al elevar la tendencia del crecimiento del PBI per cápita anual en hasta un punto porcentual adicional durante los próximos 10 años, apunta la OCDE.

Futuro favorable

Las reformas que establecerán la competencia en sectores tradicionalmente, dominados por los monopolios, podrían ser las de mayor impacto en el corto plazo, en tanto que las mudanzas en el sistema educativo ejercerán efectos más duraderos en el futuro.

De acuerdo con la última edición del Estudio Económico de México 2015, presentado en la Ciudad de México por el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurria, junto al Secretario de Hacienda y Crédito Público del ese país, Luis Vedegaray, para avanzar se deben contar con algunos elementos fundamentales.

“México tiene que adoptar iniciativas ambiciosas para mejorar la administración pública, el sistema de justicia y la seguridad. Esto puede revertir el desalentador desempeño económico de las últimas décadas”, expresa la organización.

Transformaciones y desempeño mundial

Las reformas, aunadas a la recuperación global, pueden generar un crecimiento anual que alcance hasta un 4%, en los próximos años. Converger hacia las mejores prácticas de la OCDE en los planos de reformas judiciales e informalidad podrían aumentar el crecimiento potencial de México en otro punto porcentual al año.

No obstante, existen algunos riesgos para estas perspectivas macroeconómicas y presupuestales a mediano plazo, derivadas de la disminución de los precios del petróleo y el endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos. En el corto plazo México está protegido por su marco de políticas y su mecanismo de cobertura financiera. Sin embargo, será necesario emprender acciones adicionales para reducir la alta dependencia de los ingresos petroleros y mantener las finanzas públicas sobre base sólida.

La OCDE asevera que “el bajo precio del petróleo debe constituirse en un catalizador para reducir, de una vez por todas, la dependencia económica mexicana de estas materias primas”.

Superando el pasado

Las condiciones imperantes, del pasado, llevaron al país latinoamericano a una situación desalentadora. “México ha iniciado un impresionante esfuerzo para romper con el pasado y colocar a la economía en la senda del crecimiento y la prosperidad compartida”, apuntó Gurría.

La “ambiciosa agenda (de reformas) hace de México un ejemplo a seguir por parte de otros países que necesitan reformarse. Sin embargo, la efectiva y total implementación es fundamental y requiere una acción concentrada de todos los niveles de gobierno. Requiere también de instituciones sólidas que hagan cumplir las leyes y regulaciones, combatan la corrupción, y doten de niveles adecuados de seguridad para la ciudadanía”.