California luchará por el derecho a la muerte asistida

Tras la muerte controversial de Brittany Maynard, varios estados buscan otorgar el derecho del suicidio asistido
California luchará por el derecho a la muerte asistida
Brittany Maynard, residente de California con cáncer terminal, tuvo que mudarse a Oregon para morir con asistencia médica.
Foto: Archivo

La práctica es ilegal en el estado de California: darle fin a tu vida con la asistencia de medicamentos prescritos. Fue eso lo que impulsó a una joven californiana a mudarse del estado, cumplir con su meta de morir bajo sus propias condiciones, y que cambió por completo cómo el mundo reacciona al tema del suicidio asistido.

La historia de la joven de apenas 29 años de edad, Brittany Maynard, acaparó la atención legislativa en varios estados de EEUU, donde la práctica de morir dignamente es prohibida.

Por ello, California se convertirá en uno de los estados que se agrega a la lista de esos que buscan implementar el derecho a la muerte asistida.

Dos legisladores demócratas de California, los senadores Bill Monning y Lois Wolk, con el apoyo de la familia de Maynard presentarán el Acta de Opción a Fin de Vida el miércoles en el Capitolio del Estado, el cual permitirá que doctores prescriban los medicamentos con dosis letal a enfermos terminales que tienen seis meses o menos para vivir, informó el diario San Jose Mercury News.

Maynard fue diagnosticada con cáncer cerebral terminal, y después de publicar un video en redes sociales sobre su decisión, la joven se convirtió en la cara del derecho a morir con dignidad. La joven acabó con su propia vida en su casa de Portland, Oregon el pasado 2 de noviembre del 2014.

Hasta el momento, solo los estados de Oregon, Vermont, Washington, Nuevo México y Montana permiten la práctica. Por lo menos otros 12 estados, incluyendo Washington D.C., buscan pasar una ley que otorgue el derecho.

Es ilegal en California asistir a una persona a terminar su vida, pero el Acta que será introducida hoy por los legisladores, el esposo y mamá de Maynard, va de la mano con la ley de Oregon, pero se añade lo siguiente:

  • Se requerirá de un interprete para aquellos que no hablen inglés, y
  • Tanto a los farmacéuticos como a los doctores se les otorgará inmunidad legal al participar en el acto de muerte.