La opción escolar es un tema de justicia

Las opciones son cuentas de ahorro, becas para escuelas privadas, escuelas chárter, y magnet, entre otras
La opción escolar es un tema de justicia
Los padres deben tener la capacidad de enviar a su hijo a una buena escuela.
Foto: Archivo

Como padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Sin importar de dónde venimos, dónde vivimos, o qué hacemos, queremos ver que nuestros hijos tengan todas las oportunidades para triunfar. Esto es particularmente cierto cuando se trata de procurar que reciban una educación de calidad.

Desgraciadamente, para demasiados niños en Estados Unidos, una educación de calidad está fuera de su alcance. Demasiados padres no tienen opciones cuando se trata de escoger una escuela para sus hijos, y eso significa que muchos niños están batallando en escuelas que no funcionan para ellos o no responden a sus necesidades.

Ningún niño debería verse atorado en una situación como esa: está mal. Es por eso que los republicanos en todo el país han apoyado desde hace mucho tiempo iniciativas de opción escolar: programas que otorgan a los estudiantes más necesitados la libertad de salirse de una mala situación para tener mejores oportunidades educacionales. Los estudiantes en un ambiente educativo fracasado no tienen años o décadas para esperar; necesitan una opción nueva ahora mismo.

La opción escolar adopta muchas formas —sean cuentas de ahorro para la educación y becas para escuelas privadas según necesidades hasta escuelas chárter, escuelas virtuales, escuelas magnet y educación en casa. En cada caso, el principio primordial es el mismo: los padres deben tener la opción de elegir la escuela adecuada para sus hijos.

También es un tema de justicia. Las familias de altos ingresos pueden pagar la colegiatura de las escuelas privadas si la escuela pública local no está funcionando. ¿Pero qué pasa cuando la colegiatura de una escuela privada es muy cara? ¿Qué pasa si mudarse a un distrito mejor no es una opción asequible? El acceso a la educación es el tema principial de derechos civiles en nuestro tiempo, y la opción escolar es una de las maneras más eficientes de ampliar ese acceso.

Esta semana es la Semana Nacional de la Opción Escolar. Los organizadores la describen como una “iniciativa de sensibilización del público, apolítica y apartidista”. Se trata de destacar las oportunidades que la opción escolar puede crear, y la necesidad de dar a padres y niños más alternativas y más esperanza.

Estoy de acuerdo en que la opción escolar debería ser un tema “apartidista”, la realidad es que los demócratas se han interpuesto en el camino a la opción escolar. En Louisiana bajo el Gobernador republicano Bobby Jindal, el programa de becas para opción escolar se ha ampliado. Sin embargo, la administración de Obama los demandó, con la esperanza de que se contrajera. Asimismo, los Demócratas trataron de liquidar el Programa de Becas Oportunidad DC, que ayuda a niños desfavorecidos en la capital de nuestra nación. Afortunadamente, los Republicanos en el Congreso lograron salvarlo.

Los Republicanos han trabajado sistemáticamente para ampliar una serie de programas de opción escolar, a veces con apoyo bipartidista, a veces sin ese apoyo. Según la Federación Americana para los Niños, en el 2013 surgieron nuevos programas de opción escolar en Alabama, Mississippi, Carolina del Norte, Ohio, Carolina del Sur y Wisconsin; todos son estados con gobernadores republicanos. En el Senado de los Estados Unidos, el Senador Tim Scott ha patrocinado el proyecto de Ley CHOICE, que ampliará las opciones educativas para estudiantes con discapacidad, familias de militares, y familias de bajos ingresos.

En el año escolar 2013-2014, más de 308,000 estudiantes estuvieron en condiciones de aprovechar programas de opción escolar privados, según la Federación Americana para Niños. Esa cifra no incluye a los muchos otros padres y niños que eligen escuelas chárter u otras alternativas. En otras palabras, la opción escolar está marcando una diferencia real y tangible para los niños, pero no podemos descansar hasta que una buena educación esté al alcance de todos los niños. En palabras del Senador Scott, quien encabezó la iniciativa en el Senado para declarar esta semana como la Semana de la Opción Escolar: “Cuando los padres tienen opción, nuestros hijos tienen una oportunidad”.

Ningún padre merece ver a su hijo batallar en una escuela que no esté funcionando. En la Semana Nacional de la Opción Escolar, es hora de levantar la voz y decir que la capacidad de enviar a su hijo a una buena escuela no debería ser un derecho reservado para los ricos y las personas bien conectadas; debería ser una opción para todos los padres.