¿Puede la tecnología desactivar la bomba de tiempo de la demencia?

44 millones de personas en el mundo sufren de demencia. Para 2050 será el triple. No sorprende que quienes se dedican a la tecnología estén inventando toda clase de aparatos para ayudarnos a lidiar con ella.
¿Puede la tecnología desactivar la bomba de tiempo de la demencia?
Manos

Se trata de perder la identidad. De estar presente pero ajeno a los seres queridos.

La demencia no es parte natural del proceso de envejecer. Es un término general que se aplica a los síntomas de unas 100 enfermedades cerebrales diferentes.

Se expresan en problemas con la memoria, las habilidades de lenguaje, la agilidad mental, la comprensión y el juicio. La enfermedad de Alzheimer es la más común: da cuenta de dos tercios de los casos.

En este momento, en el mundo hay 44 millones de personas en todo el mundo padecen de demencia, y se estima que esta cifra se triplicará para el año 2050, con el envejecimiento de la población mundial.

Aunque algunos tratamientos médicos disminuyen la velocidad a la que progresan algunos tipos de demencia, actualmente no hay cura.

Los costos de cuidar a las personas que la sufren pueden llegar a ser muy elevados. Con frecuencia se requieren de cuidados las 24 horas del día, pero para muchos contratar a una persona que se dedique a cuidar al paciente en casa no es una alternativa práctica o asequible.

Por ello, los científicos han empezado a explorar formas en que la tecnología pueda apoyar a los pacientes y ayudarlos a mantener su independencia por el mayor tiempo posible.

En las próximas décadas, se estima que los casos de demencia en el mundo entero aumentarán dramáticamente, con el envejecimiento de la población.

Los dispositivos para ayudar a las personas con demencia que existen en la actualidad operan de manera independiente, en vez de ofrecer un sistema conectado de cuidado, y no resuelven los problemas de movilidad o soledad.

Importantes avances en la tecnología robótica, combinados con avances en las comunicaciones digitales, ofrecen nuevas formas de facilitarle a las personas con demencia una mejor calidad de vida.

Haz clic en cada cajita para revelar más sobre los aparatos.

La demencia afecta a cada persona de manera diferente.

Los pacientes de demencia con frecuencia tienen dificultad para recordar eventos recientes, seguir el hilo de las conversaciones y encontrar la palabra correcta para expresar algo.

A menudo, olvidan nombres, repetirse y confundir fechas y horas. Por ejemplo, pueden despertarse en medio de la noche y vestirse, listos para la jornada que ellos creen está comenzando.

A medida que la enfermedad progresa, es posible que el comportamiento de la persona cambie, de manera que parezca poco característico o no propio de sí mismo. No es raro que empiece a hacer preguntas repetitivas, a caminar de un lado a otro y a experimentar cambios en el apetito y los patrones de sueño.

En estados más avanzados, la persona puede tener síntomas como pérdida de peso o debilidad muscular.