¿Se “militariza” el control de las protestas en Venezuela?

Las protestas en Venezuela ahora pueden ser reprimidas por cualquier ente de las Fuerzas Armadas que tienen, como último recurso, la facultad de usar armas de fuego

Guía de Regalos

¿Se “militariza” el control de las protestas en Venezuela?

En cuatro páginas, la resolución establece las normas que deben seguir las autoridades para controlar las manifestaciones públicas.

El texto explica siete escenarios de manifestaciones, siete grados distintos de violencia: desde la “intimidación psicológica” hasta el escenario de “violencia mortal”.

El último es el que genera la mayor polémica: “La funcionaria o funcionario aplicará el método del uso de la fuerza potencialmente mortal, bien con el arma de fuego o con otra arma potencialmente mortal”, dice el artículo 22 de la resolución.

Vladimir Padrino (a la derecha de Maduro) es un férreo defensor de la llamada revolución bolivariana, a pesar de ser comandante de las Fuerzas Armadas.

La orden ministerial deja a discreción de la Fuerza Armada decidir cuándo entra a intervenir determinada autoridad, sea ésta ejército, Armada, GN o policía, aunque la activación estará supeditada a “la autorización del Ejecutivo Nacional, a través del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Bolivariana”, como dice en el artículo 4to.

“Cuando los medios alternativos de resolución de conflictos no resulten satisfactorios, la Unidad actuante procederá a advertir a las personas que participan en reuniones públicas o manifestaciones sobre el uso progresivo y diferenciado de la fuerza”, dice la resolución.

Mientras sectores opositores destacan esos apartes anteriores, oficialistas recalcan otros.

El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, en su cuenta de Twitter, destacó el artículo 15.9 del texto: “(Los funcionarios) no portarán ni usarán armas de fuego en el control de reuniones publicas y manifestaciones pacíficas…”, escribió el funcionario.

Al texto de la resolución le sigue la siguiente frase: “…a menos que, por la necesidad y proporcionalidad de los medios empleados para contrarrestarla, sea necesario su porte y uso”.