Cinco cosas que nunca debes tirar a la basura

El reciclaje es una manera creativa de generar menos basura, cuidar el medio ambiente y ahorrar unos dólares
Cinco cosas que nunca debes tirar a la basura
La basura electrónica es una de las más contaminantes.
Foto: Shutterstock

Todos conocemos la importancia de reciclar, sin embargo a diario seguimos viendo montones de basura con materiales que pudiesen haber sido reutilizados.

Toma en cuenta estos consejos sobre estos cinco materiales que debes reciclar, y aprende cómo darles un nuevo uso en tu casa u oficina.

Si estás limpiando su oficina y encuentras una caja llena de estas hermosas mariposas, ni siquiera pienses en tirarlas a la basura. Los clips de carpeta son la herramienta básica para solucionar cualquier problema hogareño.

Son apreciados por su fuerza: si alguna vez te agarraste la yema de un dedo, el lóbulo de la oreja o la lengua con uno de estos clips, sabes de lo que estamos hablando.

También tienen un lado plano, lo que les permite permanecer parados con un cierto grado de estabilidad. Entre los muchos, muchos, muchos usos que se les pueden dar a los clips de carpeta, estos son algunos de nuestros favoritos

Billetera minimalista: engancha algunos billetes doblados y una tarjeta de crédito en el clip; incluso puedes colgar la llave de tu casa de la empuñadura de plata.

Portarretratos: pon unos clavos en la pared, pon algunas de tus fotos favoritas en clips de carpeta y, luego, cuelga los clips de los clavos.

Tapa para dentífricos: cuando tu tubo de dentífrico esté medio vacío, enrolla y recorta la parte inferior, y luego tápela con un clip.

Soporte para cables: coloca algunos clips al borde de tu escritorio para sostener los extremos de los cables que no estás utilizando.

El papel de aluminio presenta algunas propiedades únicas de los metales (a prueba de humedad y del olor, capaz de soportar temperaturas extremas) e incorpora la capacidad de ser moldeado en cualquier forma imaginable.

El papel de aluminio también es lavable, por lo que es un material con muchas vidas. La próxima vez que utilices una hoja de papel de aluminio para cubrir un plato de sobras, lávala y guárdala para uno de estos inesperados usos domésticos.

Limpiador de ollas: enrolla un poco de papel de aluminio para remover la suciedad de ollas y sartenes de manera sencilla. También funciona para parrillas con grasa endurecida.

Pulidor de plata: sumerge plata oxidada en un recipiente de vidrio forrado con papel de aluminio y que contenga agua hirviendo; luego, añade dos cucharadas de sal. En unos minutos, una reacción química simple disolverá el deslustre sin dañar la plata.

Embudo: ¿dónde hay un embudo cuando uno lo necesita? Arma un cono con una capa doble de papel de aluminio y problema resuelto.

Afilador de tijeras: Si tus tijeras se desgastan, simplemente corta una hoja de papel de aluminio.

En la era de los dispositivos de alta tecnología hay un corto trecho entre que un producto sea la “gran novedad” hasta que pasa a ser un juguete para niños.

Computadoras, televisores y celulares pasan de moda tan rápido que algunas personas tienen colecciones de aparatos viejos acumulando polvo en el sótano.

Si te sientes tentado a tirar todos los aparatos viejos a la calle, échale un vistazo a estos datos sobre las ventajas del reciclaje de productos electrónicos.

Reciclando 1 millón de computadoras portátiles, se ahorra más electricidad que la que utilizan 3,500 hogares en un año.

Reciclando 1 millón de celulares se ahorran 15,876 kilogramos de cobre, 350 kilogramos de plata, 34 kilogramos de oro y 15 kilogramos de paladio.

La próxima vez que abras una botella de Merlot o celebres con una botella de champagne, guarda el corcho. Con un poco de paciencia podrás juntar suficientes como para hacer decenas de artesanías caseras.

El proyecto más común es una cartelera o panel de corcho. Pega alrededor de un centenar de corchos en un tablero o dentro de un marco.

Para elaborar una alfombra de baño de corcho, córtalos por la mitad longitudinalmente y, utilizando pegamento caliente, pegue los lados planos de los corchos a una hoja de papel.

Haz un llavero flotante colocando un tornillo de tirabuzón en un corcho. También puedes tallar una forma divertida en el extremo de un corcho para hacer unos sellos; o usa pedazos delgados de corcho y pégalos en las puertas para que sean a prueba de golpes.

En las cocinas de los restaurantes de lujo pueden encontrarse simples envases de plástico de compresión.

Los chefs llenan estos envases con aceite de oliva, salsas personalizadas y condimentos picantes. Puedes comprar los mismos envases para la cocina de tu casa o ahorrarte unos dólares al reciclarlas.

La próxima vez que hagas panqueques, toma una botella de ketchup y coloca en ella la masa; luego, podrás servir porciones perfectas, sin goteos ni derrames.

Vuelve a llenar botellas de aderezos para ensaladas o lava las botellas vacías y llénalas con salsas caseras para agregar al helado.

Las botellas de compresión recicladas también pueden resultar útiles fuera de la cocina. Llena botellas viejas de miel con témperas para que los niños puedan dibujar o coloca jabón líquido para manos en un frasco de mostaza.