Descartan amenaza por paquete sospechoso cerca de la Casa Blanca

Un paquete sospechoso hallado en las cercanías de la Casa Blanca mantuvo en alerta y cerrada la mansión presidencial durante una hora
Descartan amenaza por paquete sospechoso cerca de la Casa Blanca
La semana pasada un dron cayó en la residencia presidencial.
Foto: Archivo

Un paquete sospechoso hallado en las cercanías de la Casa Blanca mantuvo en alerta y cerrada la mansión presidencial durante una hora, hasta que las autoridades descartaron la presencia de material peligroso.

El paquete desatendido se encontró en el parque Lafayette, situado frente a la Casa Blanca, lo que obligó a cerrar la residencia presidencial y las calles aledañas en torno a las 07.10 a.m. (ET), de acuerdo con un comunicado del Departamento de la Policía Metropolitana de Washington.

Una unidad de expertos en desactivación de explosivos examinó el paquete y “no encontró materiales peligrosos”, agregó el comunicado de la Policía, que levantó la alerta aproximadamente una hora después.

La semana pasada, un pequeño dron (avión no tripulado) de tipo cuadrirrotor (cuatro hélices) y unos 60 centímetros de largo, se estrelló en los jardines del área sureste de la Casa Blanca.

El hombre que estaba manejando el dron, un empleado del Gobierno, se presentó poco después voluntariamente ante agentes del Servicio Secreto, el cuerpo encargado de proteger al presidente estadounidense y su familia, y sostuvo que se trató de un accidente.

LEA ADEMÁS:

Detienen a un hombre que intentó entrar a la Casa Blanca

Detienen a mujer armada afuera de la Casa Blanca

Hackers rusos atacan redes de la Casa Blanca

Según su relato, estaba operando el dron con fines recreativos cerca de la Casa Blanca cuando, por accidente, perdió el control del aparato.

El incidente no supuso ninguna amenaza para nadie en el edificio y ocurrió mientras el presidente Barack Obama y su esposa, Michelle, se encontraban en viaje en la India.

El año pasado el Servicio Secreto recibió duras críticas por varios fallos de seguridad que derivaron en la dimisión en octubre de su directora, Julia Pierson.

Uno de los incidentes más graves ocurrió el 19 de septiembre, cuando Omar J. González, un veterano de la guerra de Irak con supuestos problemas mentales, logró entrar armado con un cuchillo en la Casa Blanca y acceder al primer piso de la residencia presidencial.