Hombre que camina 21 millas para llegar a su empleo recibe dinero

La situación económica le impide a James Robertson pagar un carro, por lo que a diario tiene que tomar varios buses y luego caminar
Hombre que camina 21 millas para llegar a su empleo recibe dinero
La vida de James Robertson cambió cuando su historia fue reseñada por los medios.
Foto: Tomada del video / Detroit Press

James Robertson tarda ocho horas en hacer un viaje de 46 millas hacia su trabajo y otras 46 para regresar a su casa: 21 millas las recorre caminando.

Debido a su situación económica, es incapaz de pagar el costo de comprar y mantener un coche ganando sólo $ 10.55 por hora, y no se ha movido más cerca del trabajo porque su novia heredó la casa donde viven.

Robertson, de 56 años, realiza un largo peregrinar cada día: aborda varios camiones para llegar a su empleo, una fábrica en el suburbio de Rochester Hills, pero como los autobuses no cubren toda la ruta, termina caminando cerca de 13 kilómetros (8 millas), y 20 kilómetros (13 millas) más cuando termina a las 10.

En su travesía diaria, Robertson sale de su casa alrededor de las 8 a.m. para llegar al trabajo a las 14:00 hrs. Su jornada laboral termina a las 10 p.m. y, al salir, coge el último autobús hacia Detroit a la 1 a.m. Llega a su casa a las 4 a.m.

Pero su vida cambió cuando su historia llegó a oídos de un diario local y publicó un reportaje sobre su situación.

Luego de que miles de personas supieran de su existencia y de las largas jornadas que realiza tan sólo en el trayecto para su trabajo, cientos de lectores comenzaron a lanzar iniciativas para ayudarlo a comprarse un auto y pagar por el seguro.

Otros, que pasan diario cerca de su ruta, se ofrecieron a llevarlo a su trabajo sin costo alguno y algunos, más espléndidos, se han ofrecido a comprarle un auto. Hasta el momento, cientos de personas han contribuido con decenas de miles de dólares para ayudarlo.

Robertson comenzó con su travesía diaria a la fábrica luego de que su auto, un Honda Accord 1988 se averió hace 10 años y el servicio de autobús fue recortado. Pero pese a las dificultades, nunca se ha rendido: el historial de su asistencia ha sido perfecta por más de 12 años.

“Fijo nuestros estándares de asistencia con este hombre”, dijo Todd Wilson, gerente de la fábrica en Schain Mold & Engineering.

“Digo, si este hombre puede llegar, caminando todos esos kilómetros bajo la nieve y la lluvia, déjenme decirles que tengo gente en Pontiac, a 10 minutos de distancia que dice que no puede llegar. ¡Patrañas!”.

Evan Leedy, un estudiante de 19 años en la Universidad Wayne State, leyó la historia y abrió un sitio web en GoFundMe con la meta de conseguir $5,000. Para la tarde del lunes, había recaudado más de $90,000.

Robertson se dijo halagado con la atención y asombrado de que los extraños quisieran ayudarlo.

Cuestionado sobre un programa federal, recientemente, disponible en el sistema de autobuses de Detroit que podría recogerlo en casa y dejarlo en su trabajo, Robertson comentó:

“Preferiría que gastaran el dinero en un sistema de transporte de 24 horas, y no en un pequeño autobús para mí. Esta ciudad necesita autobuses a toda hora, todos los días de la semana. Y le pueden decir al Ayuntamiento y al alcalde que yo dije eso”.