EEUU admite que Cuba no está dispuesta a negociar repatriación de fugitivos

Pero el tema sigtue siendo una de las prioridades para el gobierno de Obama
EEUU admite que Cuba no está dispuesta a negociar repatriación de fugitivos
El deshielo de relaciones entre EEUU y Cuba fue anunciado por ambos gobiernos el 17 de diciembre pasado.
Foto: Archivo

La secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para Latinoamérica, Roberta Jacobson, admitió hoy que el Gobierno cubano no quiere incluir en sus diálogos de acercamiento la posible repatriación de los fugitivos estadounidenses que se encuentran en la isla.

Durante una audiencia celebrada ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara baja de EEUU, Jacobson aseguró que las autoridades de La Habana “no están interesadas en dialogar sobre el asunto”, aunque reiteró que sigue siendo una de las prioridades para la Administración del presidente Barack Obama.

La diplomática reconoció la frustración que, de momento, está suponiendo este asunto en el marco del deshielo de las relaciones entre los dos países, cuyo acercamiento se anunció el pasado 17 de diciembre.

Jacobson aclaró que tampoco se han abordado específicamente los tratados de extradición entre ambas naciones, durante mucho tiempo obsoletos.

Para EEUU es especialmente espinoso el caso de Joanne Chesimard, líder del Ejército de Liberación Negro y reclamada por la Justicia estadounidense por la muerte de un policía en los años 70.

Chesimard, que más tarde cambió su nombre por el de Assata Shakur, fue la primera mujer en formar parte de la lista de los terroristas más buscados del FBI, quien ha ofrecido altas sumas por su captura.

La dotación de asilo y amparo a varios fugitivos de la Justicia estadounidense así como de miembros de la banda terrorista vasca ETA y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han sido motivo y argumento para la inclusión de Cuba en la lista de EEUU de países patrocinadores del terrorismo.

La inclusión en la lista implica imponer sanciones como la prohibición de la venta y exportación de armas, la prohibición de ayuda económica y restricciones a las transacciones financieras entre ciudadanos.

Por eso, la salida de Cuba del listado, como lo han hecho países como Corea del Norte, Irak o Libia en la última década, es uno de los objetivos de La Habana en el marco de las negociaciones.

La de hoy es la segunda de las audiencias que celebra el Congreso estadounidense para abordar el giro aperturista hacia Cuba de la Administración de Obama, que defiende el levantamiento del embargo y las restricciones hacia la isla, aunque para eso necesita el consentimiento del Legislativo.


Lee también:

La vieja y la nueva Cuba: dos países que se enfrentan a un mismo desafío

“Coca Cola y McDonald’s son bienvenidos en Cuba” dice un hijo de Fidel Castro

Obama no planea devolver Guantánamo a Cuba

Senadores proponen levantar prohibición de viajes a Cuba

Rubio presidirá primera audiencia sobre Cuba en Congreso de EEUU