‘Había oposición a Monseñor Romero’

Exsecretario del arzobispo relata los obstáculos en el proceso
‘Había oposición a Monseñor Romero’
El papa Francisco aprobó la beatificación
Foto: EFE

Ciudad del Vaticano

Jesús Delgado, el histórico secretario personal del arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, explicó ayer que hubo una oposición económica, social y política a su beatificación.

“Lo que atrasó mucho es que la situación social, económica y política tenía mucha más relevancia… que la persona de Romero. Había oposición… de sectores políticos, sociales y económicos a la persona de monseñor Romero y eran ellos los que hacían más llegar su juicio acá (Vaticano)”.

Para Delgado, de todas maneras, “hay que conocer bien las circunstancias latinoamericanas de ese momento para conocer el verdadero valor de las personas. Personas como monseñor Romero, que vivió comprometido con una situación muy delicada”, agregó.

Entre aquellas personas que se mostraron más reacias dentro de la Curia vaticana a que continuase la beatificación de Romero, Delgado citó al cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, que falleció en abril de 2008.

“Si un cardenal como López Trujillo tenía autoridad para decir “no” es porque también él conocía la situación (en Latinoamérica), pero desde su perspectiva. Algunos dicen que fue López Trujillo el que atrasó el proceso y puede que sí, porque él era el encargado de los temas de América Latina en el Vaticano”, reconoció Delgado.

Relató cómo durante la reunión de Conferencia Episcopal de América Latina y el Caribe celebrada en la localidad brasileña de Aparecida en 2007 fue preguntando a los cardenales presentes si pensaban que Romero subiría a los altares.

Delgado dijo como el entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, le confesó que él si fuera papa beatificaría a Romero.

“Llegué donde Bergoglio y le dije: señor cardenal, ¿piensa que monseñor Romero será beatificado? y señalé al cardenal López Trujillo”.

Bergoglio dijo, continuó Delgado: “Si yo hubiese llegado a ser Papa, lo primero que hubiera hecho sería enviar a López Trujillo a San Salvador a beatificar a monseñor Romero”

http://www.laopinion.com