María Echaveste se cansó de esperar en el limbo

La Casa Blanca guarda silencio sobre el reemplazo del actual embajador de EEUU en México
María Echaveste se cansó de esperar en el limbo
Echaveste había sido nombrada al cargo en septiembre pasado en reemplazo a Anthony Wayne.
Foto: Archivo

Washington.- María Echaveste no quiso esperar más al prolongado proceso para su confirmación en el Senado como próxima embajadora de EEUU en México y decidió centrar su atención en su familia.

El Senado, hervidero de pugnas partidistas incluso antes de los comicios de noviembre pasado, jamás programó audiencias ni voto de confirmación sobre Echaveste, una veterana de la Administración Clinton, nacida en Texas de padres mexicanos.

Durante su carrera Echaveste ha cosechado elogios de una amplia coalición de grupos de la comunidad inmigrante, y tras su nominación destacaron su férrea defensa de la reforma migratoria, y los derechos de los trabajadores

LEE TAMBIÉN:

Echaveste retira su candidatura a embajadora de EEUU en México

De haber sido confirmada, Echaveste hubiese sido la primera mujer embajadora de EEUU en México, en un momento coyuntural para las relaciones entre ambos países, pero la semana pasada optó por enviar una carta al presidente Barack Obama anunciándole que retiraba su nombre de consideración para el cargo al que fue nominada el pasado 18 de septiembre.

La Casa Blanca no quiso comentar para este artículo sobre la situación de Echaveste y tampoco pudo precisar cuándo Obama anunciaría al reemplazo del actual embajador de EEUU en México, Anthony Wayne.

“El proceso de confirmación se veía muy largo, como se lo dije en mi carta al Presidente (Obama), y tengo hijos adolescentes y no puedo estar en limbo durante meses, o más tiempo..Habrá otras oportunidades para servir a nuestro país”, dijo a este diario Echaveste en un correo electrónico

Echaveste evadió hacer comentarios sobre las conjeturas que han surgido en el sentido de que su nominación se vio afectado por las pugnas partidistas en torno a los nombramientos y políticas de Obama.

El nombramiento de Echaveste se produjo, según observadores, en un cronograma poco oportuno para su confirmación.

Fue nominada al cargo el día en que el Congreso inició su receso por los comicios legislativos de noviembre, en los que los republicanos recuperaron el control del Senado.

El senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, presidió hasta diciembre pasado el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, que debía realizar audiencias y un voto preliminar sobre Echaveste.

En ese sentido, el portavoz de Menéndez, Juan Pachón, sugirió que la falta de consenso con la oposición republicana contribuyó a la demora en el proceso de confirmación.

“El archivo de la señora Echaveste no fue aprobado a tiempo por el equipo de la minoría del Comité de Relaciones Exteriores. Este es un paso obligatorio en cualquier proceso de nominación antes de que el Comité pueda organizar una audiencia de confirmación”, explicó Pachón.

Pero el de Echaveste no ha sido el único nombramiento que quedó en el limbo debido a la aparente disfunción en el Senado, donde por regla ambos partidos deben realizar consultas sobre el proceso de confirmación.

Bajo esas reglas, la minoría –que en la sesión pasada eran los republicanos- puede poner trabas a la confirmación de un funcionario, sin necesidad de dar explicaciones.

En general, los demócratas señalan que el senador republicano por Tennessee, Bob Corker, frenó el avance de numerosos nombramientos a lo largo de 2014.

Corker ahora preside el Comité de Relaciones Exteriores, que tiene jurisdicción sobre todos los nombramientos en política exterior.