Kevin y la felicidad de anotar

Joven talento angelino trabaja para ser profesional y este año quiere conquistar el título nacional
Sigue a La Opinión en Facebook
Kevin y la felicidad de anotar
Iliana Salguero
Foto: authors

“La alegría de meter un gol es única, es grande”, dice Kevin Peraza, quien a sus 13 años asegura que nada le da tanta felicidad como anidar el balón en las redes y gritarlo a todo pulmón.

“Siempre celebras cada gol como si fuera el primer gol de tu vida”, afirma e inmediatamente una amplia sonrisa delata la pasión que siente por el futbol.

Su padre, Gilberto Peraza, cómplice en esta travesía, lo observa orgulloso mientras el joven habla sobre su sueño de jugar en Europa o disputar un Mundial.

“Como padre uno siempre ve bien a sus hijos, pero como entrenador, sí, si lo miro jugando en un equipo profesional aunque falten muchos objetivos, él ya está haciendo bien las cosas”, cuenta don Gilberto, quien ha entrenado a su hijo desde que tenía 5 años y lo hizo debutar en su club el Eagles Holyfield de la Liga American Premier.

Hoy Kevin juega también en Total Futbol Academy, un equipo que no pudo resistirse a su especial talento y que desde que llegó a sus filas ha sido titular.

Un jugador diferente

Kevin es un jugador peculiar, pues entra al campo a veces como delantero y otras como defensa, asegurando que le es difícil decantarse por una sola posición y que la zaga le ha permitido convertirse en un mejor goleador.

“Ser defensa me ha ayudado a ser mejor delantero, porque me ayuda a saber cómo me van a marcar”, afirma con la picardía de un jugador que se las sabe todas.

Su sueño es azulgrana y su ídolo “La Pulga”, su clave para lograrlo es trabajar duro y siempre escuchar los consejos de su padre.

“Primero hay que ser feliz, eso le digo siempre, porque la vida es corta y porque es lo que más cuesta ser”, dice don Gilberto, a continuación le recuerda a Kevin que él siempre lo va a apoyar en todas sus decisiones y que la humildad siempre es lo más importante.

“Tiene talento. A la edad de él tiene talento de sobra, aún en México quieren que lo meta allá en una academia”, refiriéndose al Atlas y a Estudiantes Tecos, que ya han invitado al jugador para probarse en sus equipos juveniles, pero los Peraza aún no han tomado una determinación al respecto.

Kevin, que en noviembre fue convocado por la selección de Estados Unidos para un campamento, se plantea varios retos para este año tanto con Eagles, como con Total Futbol Academy, entre ellos seguir creciendo y aprendiendo para lograr su sueño de ser profesional.

A corto plazo, espera que el TFA logre coronarse campeón en el torneo Nacional que arranca el próximo mes.

“Kevin quiere trabajar, se cansa, pero quiere trabajar, quiere lograrlo y eso hace la diferencia en una persona exitosa”, agrega su padre, respaldando las aspiraciones de su pequeño

http://www.laopinion.com