Jurado: Madre no estaba loca cuando mató a su hija

@LaOpinionLA

Un jurado determinó ayer que una mujer de Santa Ana que ahogó a su hija no estaba loca como pretendió argumentar en su defensa.

Lucero Carrera, de 30 años de edad, fue encontrada mentalmente sana por el mismo jurado que ya había determinado su culpabilidad por el asesinato de la niña Kimberly Gutiérrez, de dos meses de nacida.

El 29 de junio de 2012, expuso la Fiscalía del Condado de Orange, Lucero Carrera consumió una gran cantidad de pastillas en un intento de suicidio y colocó a su bebé en la tina del baño que llenó con agua hasta la mitad.

La mamá de Lucero Carrera y abuela de Kimberly, quien vivía con ellas en una casa rodante en Santa Ana, llegó por la tarde para descubrir a la niña ahogada.

Cuando los paramédicos llegaron a la vivienda lograron salvarle la vida a la madre que se había intoxicado con pastillas, pero la niña ya había muerto.

El juicio contra Lucero Carrera se realizó en dos fases, la primera para encontrarla culpable por la muerte de la niña, y la segunda para determinar si estaba cuerda al momento de cometer el asesinato, ya que se había declarado no culpable por razones de locura temporal.

La defensa no pudo convencer al jurado que Carrera estaba legalmente demente cuando cometió el crimen, es decir, que tuvo una enfermedad mental o defecto que le impidió comprender sus actos

El 27 de marzo Lucero Carrera será sentenciada y podría pasar en la cárcel al menos 25 años, o lo que le resta de vida