Diez amores tóxicos entre superestrellas del deporte y del showbiz

No te pierdas los romances más cursis, ridículos y caóticos de la historia
Diez amores tóxicos entre superestrellas del deporte y del showbiz
Galilea casi se casa con Blanco, pero tras muchas infidelidades dejó al futbolista.
Foto: Archivo

Él es un futbolista famoso. Tanto como que a sus 25 años ya era campeón de Europa y del mundo. Y ella es la estrella que más brilla en la música popular del mercado latino en el mundo. Él levanta trofeos de héroe y ella mueve las caderas con una cadencia que estremece las fibras.

Él es Gerard Piqué y ella es Shakira, estrellas de este tiempo. Referentes por igual de la crónica del deporte y las historias empalagosas que ocupan a la prensa del corazón.

FOTOS: San Valentín ¡famosos a los besos!

Como David y Victoria Beckham, parecen perfectos, bellos y millonarios. Como Tom Brady y Giselle Bundchen, amados y respetados.

Una confabulación del poder y la gloria en la que Cupido, -viejo pícaro y socarrón-, juega su papel.

La transpiración moja las sábanas. Eso es seguro. Es el comienzo de la historia. Luego algo que no será tan predecible son los atajos de un camino de sombras hacia un final de grandes amarguras. Cuando la lucha de egos le roba el lugar a la tolerancia y los sueños de amor eterno llegan a ser pesadillas.

FOTOS: Cómo festejan San Valentín las estrellas

Días, semanas, meses y años que se cuentan por horas repletas de angustia, desafección y toxicidad enfermiza.

Promesas y finales caóticos de algunos de los amores más tóxicos de la historia, entre estrellas del deporte y grandes figuras del “show business”.

El más grande boxeador argentino y la vedette de la tele en blanco y negro. Él la puso en escenarios de Roma, París y Montecarlo. También la puso en las portadas de las revistas de moda. Duró hasta el día en que él acabó su carrera en París. Ella regresó a Buenos Aires con un bolso Loui Vuitton en una mano y unas gafas negras que tapaban un ojo morado después de otra noche de juerga y otra paliza. Así terminaron, aunque él agregaría un capítulo siniestro de más cuando arrojó por la ventana de su apartamento a su esposa Alicia Muñiz. Culpable. Preso. Murió en un accidente de tránsito cuando disfrutaba un fin de semana de libertad condicional próximo a cumplir su condena en 1995.

El chico de Las Vegas era necio y disoluto a prueba de normas, pero la compañía de la chica de la Laguna Azul lo puso cerca de otros personajes y vicios que casi acabaron con su carrera. Duraron entre 1997 y 1999. Él recompuso su camino junto a Steffi Graff y Brooke hizo con su carrera y con su vida lo que pudo. “El matrimonio con Agassi me alienó”, es su frase más celebre.

¡Pobre Mike! Fuerza bruta e ignorancia en proporciones mayores, primero se casó a los 22 años con Robbin Givens, un actriz de poca fama, con la que vivió sólo un año y quien lo acusó de maniacodepresivo. Cuando dijo que lo dejaba Tyson amenazó con lanzar por una ventana de su mansión a su suegra. Luego “Iron Mike”, fue encontrado culpable de abuso sexual sobre Desiree Washington y fue a la cárcel por tres años hasta 1995.

Ella era la niña prodigio, hija de Ryan O’Neal que ganó un Oscar por “Luna de Papel” en 1974, a los 10 años. Él, era el “baby terrible” del tenis. ¡Qué ternura! Un zurdo genial de un carácter terrible dentro y fuera de las canchas. Se casaron en 1986, tuvieron tres hijos y se divorciaron en 1992. Ella y su hijo mayor tienen historial de consumidores de cocaína. Tatum escribió un libro: “Una vida de papel”. No comments!

Son la pareja que mejor expresa el fracaso de los amores impasibles entre dos superestrellas. Se casaron en 1954, el tenía 40 años y era un exjugador y exestrella de los Yankees. Ella tenía 28 años y era la atracción más grande del cine. El amor eterno les duró 274 días cuando ella aplicó para el divorcio alegando tortura sicológica por la arrogancia de Di Maggio.

Fueron una pareja idílica y algo cursi en las calles de Los Ángeles cuando él jugaba en Lakers. Estuvieron casados entre 1999 a 2004 y tuvieron una niña. Ella lo acusó de llamarla ‘vieja’ porque era mayor seis años que él y le pidió el divorcio cuando vio en la prensa angelina unas fotos de Fox besándose con una chica muy joven. Ella vivía en NY y él en Los Ángeles. Actuaron juntos en algunos capítulos de Betty la Fea “versión anglo”.

Otra pareja perfecta. El gran Tiger fue puesto en el escarnio público cuando Daily Enquirer publicó que tenía una red de 40 amantes y que pagaba a prostis por favores sexuales. Elin Nordegren reaccionó de una manera práctica: lo esperó una noche y mientras Tiger (borracho) no podía aparcar su Cadillac, lo atacó ferozmente con un palo de golf. Le destruyó el carro y algún fierrazo llegó a la simpática cara del entonces rey del golf. El divorcio en 2010 le costó 300 millones de dólares.

En la cresta de la ola como campeón del Tour de Francia, Lance Armstrong abandonó a su esposa para iniciar un romance con la cantante Sheryl Crow, nueve años mayor que él. Duraron tres años, entre 2003 y 2006, hasta que a la rubia le diagnosticaron cáncer y se alejó del ciclista para no crear un mal ambiente en el entorno del campeón, también sobreviviente al cáncer. Crow nunca dijo saber algo sobre el dopaje masivo de Armstrong, pero cuando el ciclista lo reveló todo se limitó a decir: “No puedes vivir toda la vida entre tantas mentiras”. Ya no son amigos.

En el mejor momento de la tapatía, pasaditos los 30 años (ahora tiene 41), se enganchó con Cuauhtémoc Blanco, quien la convirtió en el hazmerreir de todo México y después la abandonó no se supo si por Lilli Brillanti o Rosana Najera o Sandra Montoya. O por las tres al tiempo. Órale.

Candela boricua. Parecían la pareja perfecta. El era una superestrella del beisbol. Millonario, joven y aplaudido. Ella una estrella emergente del merengue. Se casaron en 1997 y después de tener una hija se divorciaron dos años más tarde. En público se dijeron de todo e Igor fue acusado de no pagar los gastos mensuales de la niña. Luego se disculpó, pero el revolú ya había hecho demasiado daño a los tres. “Mi Dios no le da alas al animal ponzoñoso”, dijo Igor de la madre de su hija.