Se requiere una reforma del sistema de cárceles de EEUU

Proponen ley de sentencias mas inteligentes y menos opresivas
Se requiere una reforma del sistema de cárceles de EEUU
El plan reduciría un tercio del gasto en prisiones del Depto. de Justicia.
Foto: Archivo

Washington, D.C..-La cantidad de detenidos que esperan juicio en las cárceles o penitenciarías locales sería suficiente para formar la ciudad más poblada de Estados Unidos, con el equivalente al total de habitantes que tienen Los Ángeles y Nueva York juntas, casi: 12 millones de personas.

Esto es porque el actual sistema de justicia criminal con frecuencia manda a la cárcel a pobres, a minorías, enfermos mentales, y a personas con largas condenas por delitos menores, que no pueden pagar una fianza y deben aguardar juicio tras las rejas.

Este tema que se ha convertido en un foco para los reformadores de la justicia penal.

El Departamento de Justicia presentó un documento legal conocido como una declaración de interés en una demanda contra la ciudad de Clanton, Alabama. El caso, presentado en nombre de varios residentes locales, alega que los tribunales de la ciudad, que se encuentra en la parte central del estado, mantienen a la gente de bajos ingresos en la cárcel, incluso en cargos relativamente pequeños si no pueden darse el lujo de pagar la fianza.

Un análisis divulgado esta semana por el Instituto de Justicia Vera señala que unas 731,000 personas pasan a diario en más de 3,000 de estas cárceles locales, aumentando el ingreso anual de seis millones en 1983 a 11.7 millones en 2013.

La población en las cárceles locales o “jails” es casi 20 veces mayor que el ingreso anual en las cárceles estatales y federales.

Cerca del 75% de los reclusos en estas cárceles sólo han cometido delitos menores no violentos, incluyendo infracciones de tránsito y crímenes contra la propiedad, y esta práctica afecta a las minorías con mayor dureza.

“Muchos no tienen con qué pagar una fianza, y eso afecta desproporcionadamente a las minorías”, explica señala Cherise Fanno Burdeen, directora ejecutiva del Pretrial Justice Institute.