Toronto 2015: el desafío de dar otro paso adelante

El Comité Olímpico Argentino se puso como meta subir un peldaño y alcanzar el 6º puesto en los Panamericanos; urge un cambio estructural para mejorar en deportes de marcas y de combate
Toronto 2015: el desafío de dar otro paso adelante
La plaza de los próximos Panamericanos en Toronto. Foto: Toronto 2015

La proyección de resultados por encima de la emoción. El análisis frío de las posibilidades, más allá del sueño de un récord batido, una rutina perfecta, el rugido de un gol o los puños en alto tras un duro combate. Los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 son hoy objeto de estudio de los dirigentes argentinos, al margen de los batacazos o las decepciones que traiga cada disciplina. El sentimiento queda a un lado y se desmenuza hasta el último detalle porque es una cita de suma trascendencia: describe el estado del deporte nacional en la región e implica la clasificación de varias disciplinas para los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016. En la suma de conclusiones, la aspiración del Comité Olímpico Argentino es subir un puesto respecto de Guadalajara 2011 y alcanzar el 6º lugar. Este objetivo demanda desbancar de esa ubicación a Colombia, que basó su fortaleza en los deportes de marca, como el ciclismo, el patinaje y el atletismo, además de una sólida presencia en el levantamiento de pesas.

Del 10 al 26 de julio, en Canadá, se pondrá a prueba una vez más la capacidad de la misión argentina, que desde 2010 se apoya en el sistema de financiación del Enard. Por una ley sancionada a fines de 2009, el dinero destinado a los atletas proviene del 1% de impuesto aplicado a los servicios y abonos que las empresas de telefonía celular facturan a sus clientes, sin IVA. Es indudable que el efecto derrame surgido del presupuesto del Enard resultó un maná para cada disciplina, por más humilde que fuera. Y que esta política aspira a tener continuidad a largo plazo, amén de un cambio de rumbo tras la elección presidencial. Pero al final, más allá de recursos o apoyos, el podio será ocupado por los que hayan conjugado talento y valentía deportiva en el momento clave.

“No sé si vamos a andar bien, pero lo merecemos”, asegura Osvaldo Arsenio , de larga trayectoria como director nacional técnico deportivo de la Secretaría de Deporte. El estudio parte de las 21 medallas doradas obtenidas en Guadalajara 2011, que superaron con creces las 11 recolectadas en Río 2007. En proyección, la Argentina empezará en desventaja porque el programa de Toronto no contempla la pelota, el deporte que en México aportó cuatro doradas a la delegación nacional. En condiciones constantes, el grupo albiceleste auguraría entonces 17 triunfos, y el remo se volvería fundamental, porque hace cuatro años entregó cinco victorias en el Lago Zapotlán. Los botes argentinos llegan ahora con un potencial global menor y tendrán un duro desafío, ya que Cuba creció entre los varones y Canadá y Estados Unidos pueden hacerse muy fuertes. Es improbable que se repita el dominio de 2011.