Honra a tu padre y a tu madre

El momento decisivo vino cuando los soñadores se unieron a la lucha a favor de sus padres

Mientras que esperamos la llegada de mayo y el comienzo de los trámites necesarios para que los padres y las madres de los niños ciudadanos para que soliciten sus aplazamientos y permisos de trabajar, miles de “soñadores” están en vías de renovar sus propios aplazamientos y permisos de trabajar. Por un tiempo se pretendía poner a estos dos grupos en conflicto.

A los soñadores les decían que no eran criminales como sus padres y madres, y por lo tanto merecían una consideración especial. Lamentablemente algunos de ellos repetían lo que les habían dicho, diciendo “nosotros no debemos tener que rendir cuentas por lo hecho por nuestros padres”. Se propuso un proyecto de ley especial, la ley “Sueño” (DREAM) como una alternativa a una reforma migratoria integral.

Con el transcurso de los años se aclaraba que ni un proyecto de ley DREAM ni una proyecto de ley que disponía una reforma integral que incluía a los soñadores iba a poderse aprobar en un Congreso políticamente paralizado. La decisión del presidente Obama de permitir, por medio de una orden ejecutiva que los soñadores apliquen para la DACA, o sea aplazamientos y permisos de trabajar que duran dos años. Cientos de miles de personas están, actualmente, en el proceso de renovar estos documentos. Pero el verdadero momento decisivo en nuestra lucha vino cuando los soñadores se unieron a la lucha a favor de sus padres y los de los hijos de padres indocumentados que son ciudadanos norteamericanos. Su lucha ya no era para lograr un “sueño americano” elusivo sin para sus familias y comunidades.

En los meses que vienen estos soñadores que ya han atravesado exitosamente el proceso al proceso de solicitar su estatus, deben ser las personas que más ayudan a sus propios padres y madres que pueden solicitar a partir de mayo. Estos soñadores entienden el proceso porque ellos mismos lo han atravesado.

Es cierto que los padres y las madres de los soñadores todavía no se incluyen bajo la orden ejecutiva del presidente Obama. Pero muchos de estos padres y estas madres también tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses, nacidos en este país, y por lo tanto serán elegibles. Espero que con el mismo espíritu con el cual lucharon en contra de la separación de familias que vayan a ayudar con el proceso de las solicitudes. Con sus conocimientos pueden ayudar para que los solicitantes no se dejen impactar por la fraude y la explotación.

Como muchas personas yo siempre pensaba que el mandamiento de “honra a tu padre y a tu madre” significaba que los hijos deben tratar a sus padres y madres con respeto y obediencia. De hecho significa que los hijos deben cuidar a sus padres y madres cuando ancianos. El llamamiento para que la próxima generación se presente para defender, no solo a ellos mismos sino también sino también a toda la comunidad es tal vez la coyuntura más importante en nuestro movimiento.

Se habla mucho de la “asimilación” de nuestra comunidad. Pero aprender como funcionar en un país no debe significar perder nuestra cultura, nuestra historia y nuestro idioma. Durante los años que vienen a muchos latinos se les negarán los derechos de los ciudadanos. Seremos “legales” pero privados del sufragio. ¡Necesitaremos nuestra unidad más que nunca!

Privados de derechos civiles, podemos unirnos para luchar a favor de nuestros derechos humanos. Esto empezó con el derecho de las familias de mantenerse unidas. Seguiremos luchando juntos para el derecho de cuidado de salud, de viviendas y de prácticas justas en el empleo. En la misma manera en que nos hemos mantenidos unidos en la lucha para evitar la separación de algunas familias, debemos mantenernos unidos para defender a aquellas familias que no se encuentran incluidas en la orden ejecutiva, y para que las familias ya deportadas puedan regresar.

Hay muchas cosas más que tenemos que ganar, pero hemos logrado mucho y lo de “honra a tu padre y a tu madre” es una victoria que hemos ganado en nuestros corazones!