Casa Blanca: urge aumentar salarios

Recuperación económica pasa de lejos para la clase media, según informe

Washington.- La economía se mantiene por la vía de la recuperación aunque los beneficios no han llegado plenamente a la clase media, según un informe divulgado este jueves por la Casa Blanca, que lo usa como arma para que el Congreso apruebe su agenda económica este año.

EL voluminoso informe de 417 páginas, enviado al Congreso por el Concejo de Asesores Económicos del presidente Barack Obama, pinta un panorama halagüeño sobre el crecimiento económico, la creación de empleos y una baja tasa de inflación.

Pero el análisis deja en claro que la clave para que la clase media salga del atolladero es corregir el desempleo y la creciente desigualdad salarial en Estados Unidos.

El informe de 2015 destaca el descenso en la tasa de desempleo para los latinos y la urgencia de aprobar una reforma migratoria para fortalecer la economía y el mercado laboral.

Según la Casa Blanca, una reforma migratoria como la que aprobó el Senado en 2013 aumentaría el Producto Interno Bruto por 3.3%, o aproximadamente $700,000 millones en una década, además de subir los salarios para todos los trabajadores por 0.5% en un plazo de 20 años.

La Casa Blanca usa este 69 informe anual para presionar al Congreso a que evite recortes presupuestarios automáticos y, en cambio, adopte medidas que fortalezcan a la clase media, incluyendo más acuerdos comerciales en el exterior, y recortes tributarios.

“En momentos en que nuestra economía está creciendo y creando empleos, tenemos que trabajar el doble, especialmente en Washington, para mantener el avance”, dijo Obama en una carta que acompaña el informe.

Su recetario defiende una subida al salario mínimo; aumento de impuestos para los ricos y recortes para la clase media; dos años gratis de universidad; la ampliación del acceso a cuidado de niños, y triplicar ―a $3,000― el crédito tributario anual para familias con hijos menores.

También pide ayudas para que los estados ofrezcan licencia por maternidad o días de enfermedad con pago; mayor inversión en ciencias y tecnología, y en la infraestructura, y una reforma tributaria para el empresariado.

Bajo un acuerdo pactado en agosto de 2011, si el Congreso no aprueba una ley para reducir el déficit mediante recortes de al menos $1.2 billones, se pondrían en marcha, de forma automática, recortes en todo el gasto público entre 2013 y 2021.

El acuerdo incluyó excepciones para los programas de Seguro Social y Medicaid, y para los salarios de veteranos y de miembros del Ejército. La idea entonces era dar alicientes al Congreso para reducir el déficit.

Pero el presidente del Concejo, Jason Furman, advirtió de que este no es el momento para más recortes en el gasto público ―apoyados por buena parte de los republicanos―, ahora que la recuperación se mantiene constante.

Aunque los republicanos se quejan de que el estancamiento salarial es una traba para la recuperación actual, las recetas del documento encontrarán poco apoyo entre la oposición en el Congreso, que de entrada rechaza un aumento de impuestos para los ricos.

El fortalecimiento de la clase media se perfila como uno de los principales asuntos de la contienda presidencial de 2016.