DACA y DAPA están en un limbo legal

Guía de Regalos

DACA y DAPA están en un limbo legal

Stephanie Ramírez, solicitante de DACA, se unió a las protestas tras el bloqueo a los alivios migratorios. Aurelia Ventura

Corresponsal en Washington DC

Lo que se esperaba que fuese, este pasado 18 de febrero, el inicio de la primera fase de la implementación de los esperados alivios migratorios para millones de indocumentados en el país, se convirtió en una nueva etapa de incertidumbre.

Un juez federal ordenó el lunes por la noche frenar temporalmente la la expansión del programa de Acción Diferida (DACA) para ‘Dreamers’ que entraba en vigencia el 18 de febrero y de acción diferida para padres de ciudadanos estadounidenses o residentes permanetes legales (DAPA) que estaría en marcha en mayo próximo.

La Casa Blanca anticipó que apelaría la decisión del juez federal Andrew Hanen, designado por el entonces presidente republicano George W. Bush y fuerte crítico de la política migratoria de Obama, y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), encargado de la implementación de ambos programas, informó que mientras continúa el proceso legal acataría el fallo.

Esto significa que la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) no recibirá las solicitudes para DACA y DAPA, hasta nuevo aviso.

Jeh Johnson, secretario de DHS, expresó confianza de que en la siguiente instancia legal la Administración Obama ganará la demanda presentada por Texas y otros 25 estados contra el gobierno federal, argumentando que los alivios migratorios causarán un daño a sus finanzas.

Cuando el gobierno gane el caso, “estaremos preparados para poner en marcha DAPA y la expansión de DACA”, prometió Johnson.

¿Qué es lo que no cambia con el fallo?

La decisión de Hanen no afecta la capacidad del DHS de aplicar la ‘discreción procesal’ para la deportación de indocumentados que siguen siendo prioridad para las autoridades federales dentro de las guías emitidas en un memorándum el pasado 20 de noviembre.

Seguirán siendo prioridad para la deportación las personas indocumentados con antecedentes penales que son un riesgo para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza, explicó Johnson.

“Debido en buena parte a nuestras inversiones y la prioridad en la seguridad fronteriza, las detenciones en la frontera sur —que son un gran indicio del total de intentos de cruce ilegal en la frontera— ahora se encuentran en los niveles más bajos durante años”, puntualizó.

Seguirá la batalla legal

El Departamento de Justicia solicitará ante el tribunal del Quinto Circuito de Apelaciones en Nueva Orleans (Louisiana) una orden de emergencia para dejar sin efecto la decisión de Hanen.

Si ese tribunal concede esa orden en las próximas semanas, la Administración Obama podrá reanudar los alivios migratorios.

La Casa Blanca rechazó la decisión de Hanen por considerar que ésta de manera equivocada impide la puesta en marcha de políticas “legales y de sentido común” del presidente Barack Obama.

Al anunciar que el Departamento de Justicia apelará el dictamen, Obama afirmó que tanto la ley como la Historia están de su lado.