¿Dónde se va el dinero­­?

Experta ofrece ideas para controlar los impulsos de comprar de toda la familia

Guía de Regalos

¿Dónde se  va el dinero­­?
Independientemente de la tienda a la que vayan, los más pequeños siempre encuentran algo que pedir.
Foto: Shutterstock

Más ganamos, más gastamos. Nos pasa a todos. Y es que vivimos en una cultura de consumo, bombardeadas diariamente por campañas publicitarias de todo tipo.

“Con más dinero viene la inclinación a gastarlo, pero en realidad deberíamos ahorrarlo para asuntos más importantes”, indicó Erica L. McCain, experta financiera y fundadora de McCain & Associates.

McCain destacó el rol de la mujer en los hábitos de gastos de la familia. Según información de Fleishman-Hillard Inc., en la próxima década, en EEUU, las mujeres representarán dos tercios del poder del consumidor y serán las beneficiarias de la mayor transferencia de riqueza de la historia.

“Existen muchos estudios sobre el poder adquisitivo de la mujer, que ha ido aumentando en los últimos años”, explicó McCain. Y el tener un mayor poder adquisitivo nos hace blanco de más publicidad.

McCain explicó que muchas veces nos dejamos tentar por anuncios de ofertas que en realidad no lo son, y terminamos gastando en cosas que no necesitábamos. “Yo lo sé muy bien, porque fui una de esas personas que gastaban en frivolidades”, admitió la autora de Ladies with Loot.

Si alguna vez has ido de compras con niños pequeños sabes que, más allá de la tienda a la que vayas, siempre encuentran algo que pedir.

Un estudio de Gallup encontró que, en 2013, las parejas con hijos gastaron un promedio de $29 dólares diarios más que las parejas sin hijos. Según el reporte, las parejas sin hijos dijeron gastar un promedio de $79 dólares diarios, mientras que aquellos con niños de menos de 18 años, $103 dólares. Después de los 18 años, los gastos de los padres disminuían a $88 dólares diarios.

Pero no son sólo los hijos los gastadores, Gallup encontró que las personas casadas son la categoría que más gasta, mientras que los solteros, especialmente menores de 50 años, son los más económicos.

Para aprender a controlar tus gastos y los de los tuyos, McCain ofrece algunas sugerencias:

· La terapia de compras no funciona, aseguró la experta y sugirió pensar en el dinero como en un recurso precioso. “Todos conocemos ese sentimiento de querer algo que te hará sentir bien por un par de horas. Pero esa alegría se desvanece rápidamente. La felicidad duradera va más allá de las compras”, aseguró McCain.

La experta dijo que el dinero sí hace la felicidad, pero en el sentido de que es un recurso para cosas más importantes, como una emergencia, educación para nuestros hijos, vacaciones en familia o una buena jubilación.

· Educación antes que juguetes. A todos nos gusta comprarles jueguitos a los niños y hacerlos felices. Pero igual que en el caso anterior, la alegría inicial de un nuevo juguete pronto se disipa, mientras que el poder acceder a una educación le dará al niño una satisfacción más duradera, y un futuro mejor.

· Cada peso cuenta. Prueba contar tus gastos, como si contaras calorías en una dieta. El tener que anotar cada bocado que nos metemos en la boca, nos hace tomar conciencia de la manera en que comemos. Trata de anotar cada gasto que hagas, sin importar cuán pequeño sea. Al final de una semana de analizar tus hábitos, tendrás un mejor idea de dónde se va el dinero.