Rafael Nadal y el efervescente efecto de una visita fuera de lo común

Después de diez años, el español llegará a Buenos Aires la semana próxima para disputar el ATP, y la expectativa es fenomenal: tendrá seguridad especial y los pedidos para verlo jugar se multiplican

Guía de Regalos

Rafael Nadal y el efervescente efecto de una visita fuera de lo común

Cuando Rafael Nadal visitó la ciudad de Buenos Aires en febrero de 2005, apenas tenía 18 años. Era el 48° jugador del ranking mundial y, si bien ya había ganado su primer trofeo de ATP -Sopot, en agosto de 2004, venciendo a José Acasuso en la definición- y aportado un valioso punto en el 3-2 de España frente a EE.UU. en la final de la Copa Davis en Sevilla -superó a Andy Roddick-, aún no era leyenda. Sí lucía síntomas de que algo grande gestaba en esos latigazos de zurda.

Es más: poco después de despedirse en los cuartos de final del, por entonces, ATP Buenos Aires frente a Gastón Gaudio por un curioso 0-6, 6-0 y 6-1, el mallorquín ganaría el primero de sus nueve títulos de Roland Garros. Con el tiempo, Rafa no dejó de hacer ruido, conformó junto con Roger Federer una de las rivalidades más trascendentes de la historia del deporte y se transformó en el mejor tenista sobre superficies lentas. Por todo ello, su regreso a Buenos Aires, en las próximas horas, para disputar el Argentina Open enciende una expectativa fenomenal, estimula un efecto renovador en un torneo que en las últimas temporadas luchó ante las dificultades económicas del país y la exigente competencia que presenta el circuito.

“Con Rafa es otro torneo, es todo diferente. La expectativa es distinta. Además, para todos los que trabajamos en el torneo, es un cosquilleo diferente; ya lo estamos sintiendo. Con lo que pasó el año pasado, que a pocos días del arranque no pudo venir a jugar por un virus, tenemos muchas más ganas de que se convierta en realidad. Rafa fue muy claro con la organización, se acordó de lo que había pasado en 2014 y cumplirá con lo que nos dijo. Es verdad que ayudó que España perdiera la categoría en la Copa Davis y no tuviera ese compromisos después de nuestro ATP, pero sus ganas de venir fueron fundamentales”. Quien celebra el arribo del ganador de 14 Grand Slams es Martín Jaite, director del Argentina Open, que comenzará el lunes, aunque mañana y pasado se disputará la clasificación.

La presencia del Matador, de 28 años, obligó a cambios estructurales y organizativos. El court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club lucirá la misma tribuna “extra” del año pasado: una tubular con capacidad para 1200 espectadores, aunque por cuestiones de seguridad se venderán 1000 entradas. El aforo total de la Catedral será de 6040 butacas. Este año se realizó una disposición distinta del área pública con el objetivo de que las canchas número 10 y 11, que antes estaban cubiertas por las carpas comerciales, puedan ser utilizadas para entrenamientos y el público consiga observar de más cerca a los jugadores.

Claro que también hay dos canchas en ubicaciones más reservadas y allí ensayaría el español, actual número 3 del mundo, cada vez que lo disponga junto con su tío y entrenador, Toni. “Rafa es un jugador diferente e iremos viendo cómo transcurre la semana, pero seguramente hará acciones, algunas de ellas con la ciudad, y la gente podrá tener contacto con él”, aventuró Jaite, uno de los responsables de un certamen cuyos últimos seis campeones fueron de bandera española: Tommy Robredo en 2009, Juan Carlos Ferrero en 2010, Nicolás Almagro en 2011 y David Ferrer entre 2012 y 2014.

“Rafa es un tipo simple, no pide grandes cosas. Pero habrá que estar más atentos a todo”, añade Jaite a la nacion. La seguridad de Nadal es un punto al que se le prestará atención. Un custodio privado acompañará cada movimiento que el zurdo de Manacor realice en el predio de Palermo; será su marca personal. “Además, tendremos más cuidado en los espacios donde están los jugadores: el comedor, los vestuarios, los pasillos. Por eso analizamos mucho en el momento de aprobar los pases y los accesos”, dice Jaite. Rafa, que anoche venció por los octavos de final del ATP 500 de Río de Janeiro a su compatriota Pablo Carreño Busta por 7-5 y 6-3 (hoy juega con Pablo Cuevas), en caso de alcanzar el domingo la final carioca, viajará a Buenos Aires esa misma noche o el lunes por la mañana. Su debut en el torneo porteño se producirá antes en dobles que en single: el martes, con Juan Mónaco, a las 18.45, por la primera rueda; mientras que su primer desafío por el cuadro individual -partirá como máximo favorito-, será un día después, por la noche.

“La venta de entradas -a través del sistema Ticketek- viene muy bien. Todavía no hay agotada ninguna sesión, pero seguramente lo habrá”, se entusiasma el ex capitán nacional de Copa Davis. Para la final, los precios van desde los $ 540 a los $3250; el miércoles, desde $360 a $1625. El torneo se nutre de numeroso público del interior del país y la organización supo que espectadores de Chile y Brasil llegarán especialmente a nuestro país para estar presentes en el Baltc. Los teléfonos en la oficina del Argentina Open no paran de sonar y los pedidos de ingresos se multiplican día tras día, hora tras hora. Según el departamento de prensa, los pedidos de acreditaciones crecieron en un 50% respecto a 2013 -la comparación no es con el año pasado ya que Nadal también estaba anunciado-. La efervescencia también aumentó en las escuelitas de tenis que, desde el inicio del torneo y a través de Atención al Espectador, son invitadas al club. Unas 100 escuelitas -de Ushuaia, La Pampa, Mar del Plata, Rosario, Arequito, Baradero, Olavarría y Villa Constitución, entre otros lugares- ya se inscribieron y las beneficiadas podrán llevar a sus alumnos a la general durante diversas jornadas.

La visita de Nadal también representa un atractivo comercial, sobre todo para aquellas firmas que auspician al español. Tomás Cataldo, del área de marketing y promoción de Babolat Argentina -marca de raquetas que utiliza Rafa-, explicó: “Hace más de seis años que estamos presentes comercialmente en el ATP de Buenos Aires y desde nuestro lugar tenemos una expectativa muy grande. Confiamos en que nuestra carpa, que lucirá todas las gráficas de Rafa, tendrá muchísimo movimiento. Todos nos preguntarán sobre la raqueta que usa Nadal y confiamos en generar mayor cantidad de ventas. Además de la raquetas, también tendremos el resto de los productos, como la cuerda negra que utiliza Rafa, la línea de bolsos y de raqueteros”.

Para aquellos españoles que residen en la Argentina la llegada de Nadal no pasará inadvertida. Así se lo sentencia Estanislao de Grandes Pascual, embajador español en nuestro país y gran aficionado al tenis: “Rafa es un orgullo, es un deportista de elite, un número uno, que además es un ejemplo como ciudadano, es un modelo para la juventud. Ha demostrado tantas veces una gran capacidad para recuperarse y para luchar que es una inspiración. Estoy seguro de que hará todo lo mejor para dar espectáculo y ganar el torneo argentino por primera vez. Le he ofrecido una recepción, pero los deportistas de su categoría tienen el tiempo medido y enseguida deben salir volando a otro destino. Intentaré saludarlo cuando lo vea en el Baltc”.

Nadal ostenta 45 títulos sobre polvo de ladrillo y, en caso de conquistar Río y Buenos Aires, superará a Guillermo Vilas (46), nada menos, con el valor simbólico que tendría lograrlo en el court de Palermo. Jaite afirmó que todavía no decidieron qué ex jugador le entregará el trofeo al campeón, pero esta película que ya genera un enorme interés podría tener, incluso, un capítulo final histórico.

Renzo Olivo y Juan Pablo Paz, los nuevos invitados

La organización del Argentina Open confirmó al rosarino Renzo Olivo (187° del ranking, 22 años) como el segundo invitado para el cuadro principal del certamen. Olivo disputará el main draw del torneo porteño por primera vez en su carrera. De esta forma, ya son ocho los tenistas argentinos confirmados en el cuadro principal: Leonardo Mayer, Juan Mónaco, Federico Delbonis, Diego Schwartzman, Carlos Berlocq, Máximo González y los dos invitados, Guido Andreozzi y Olivo (la organización todavía tiene disponible un wild card). Asimismo, el bonaerense Juan Pablo Paz (450°, de 20 años) recibió una invitación para jugar la clasificación, que comenzará mañana.