Relaciones igualitarias: elegidas por la mayoría

Reporte encuentra que los jóvenes prefieren compartir responsabilidades con su pareja

Guía de Regalos

Relaciones igualitarias: elegidas por la mayoría
Las mujeres no necesitan que sus compañeros las 'ayuden', sino que hagan la parte de tareas domésticas que les corresponde.
Foto: Shutterstock

Ni “Stay Home Mom”, ni “Mr. Mom”.

En la actualidad, la mayoría de los jóvenes prefieren relaciones igualitarias, en las cuales ambos miembros de la pareja comparten las responsabilidades económicas y el cuidado de los niños. O al menos, eso es lo que encontró un estudio reciente realizado por la Universidad de Texas, Austin, y la Universidad de California, Santa Barbara.

Según el reporte publicado en el American Sociological Review, las jóvenes parejas prefieren un balance entre la vida familiar y el trabajo, en lugar de dedicarse enteramente a uno o el otro.

Las mujeres, en particular, señalaron que preferían las relaciones igualitarias, que les permitan cuidar a los hijos, pero también poder salir a trabajar. El estudio entrevistó a 329 hombres y mujeres solteros y sin hijos, entre 18 y 32 años de edad que viven en EEUU.

“La investigación encontró una importante disyunción entre los ideales y preferencias de los jóvenes y las políticas y prácticas laborales de EEUU”, opinó Sarah Thébaud, profesora de sociología de la Universidad de California, y co-autora del estudio junto a David S. Pedulla, de la Universidad de Texas.

El reporte describe los factores que impiden que el ideal de relaciones igualitarias, se haga realidad, entre ellos el alto costo del cuidado de niños y las políticas laborales existentes.

Desde la Gran Recesión de 2008, los sueldos en general quedaron estancados, mientras que el costo de vida fue en aumento. Como resultado de este fenómeno económico, el costo del cuidado de los niños se hizo inalcanzable para muchos. Cuando uno de los miembros de la pareja debe renunciar a su trabajo para cuidar a los niños debido al costo de la guardería, es generalmente la mujer quién lo hace, por ser quién gana menos. Aún en la actualidad, las mujeres ganan alrededor de 78 centavos por cada dólar que ganan los hombres haciendo el mismo trabajo (Institute for Women’s Policy Research).

En el último Estado de la Unión, el presidente Obama reconoció el tema de la desigualdad laboral.

“Es necesario dejar de tratar el cuidado de los niños como si fuese un asunto secundario, o solo de mujeres, y empezar a considerarlo como la prioridad económica nacional que es”, admitió . El reporte encontró que las licencias por maternidad y el cuidado para niños subvencionado contribuirían a la igualdad en las relaciones de pareja.

“Los resultados del estudio ofrecen nuevas ideas para guiar a los políticos y organizaciones interesadas en reducir las desigualdades y mejorar la vida de los jóvenes”, señaló Pedulla.

Cuando en una pareja, ambos salen a trabajar, ¿quién hace la mayoría del trabajo doméstico?

Según información de la Fundación Nacional de Ciencia, son las mujeres quienes aún se ocupan de gran parte de las tareas del hogar, aún en las parejas en las que ambos salen a trabajar.

Estos son otros datos interesantes:

* Las mujeres solteras y sin hijos son las que menos tiempo le dedican al trabajo de la casa, entre 10 y 13 horas semanales, mientras que las mujeres casadas, sin hijos, le dedican alrededor de 17 horas.

Esto se debe a que los maridos les crean 7 horas de trabajo extra a sus esposas. La situación se revierte en los hombres. Los solteros le dedican aproximadamente 8 horas semanales al trabajo del hogar, una hora más que los casados. Las mujeres le ahorran a sus esposos aproximadamente una hora semanal de trabajo en el hogar.

* El trabajo que hace la mujer en el hogar ha disminuido desde 1976; mientras que la cantidad de trabajo de hogar hecho por los hombres se ha duplicado.

En 1976, las mujeres le dedicaban alrededor de 26 horas semanales al trabajo de la casa. Nueve años después, en 2005, ya le dedicaban 16 horas y media. Los hombres, en cambio, le dedicaban alrededor de 6 horas semanales al trabajo del hogar, en 1976, y para 2005, habían aumentado a 12 horas y media.