Tormenta sobre el ‘Vasco’

El actual técnico de Japón y ex del Tri y de varios clubes españoles enfrenta investigación por amaño de partidos

Guía de Regalos

Tormenta sobre el ‘Vasco’
El entrenador mexicano Javier Aguirre enfrenta alegaciones de amaños de partidos. Foto: Archivo

Javier Aguirre ya no sólo ve lo duro, sino lo tupido. El técnico mexicano, que ya se encontraba en el ojo del huracán por un presunto amaño entre Levante y Zaragoza en la temporada 2010-11 de la Liga Española, ahora es investigado por otro partido supuestamente arreglado entre Espanyol y Osasuna en la pasada temporada.

El diario ‘Marca’ reveló que el Espanyol-Osasuna de la fecha 37 de la temporada 2013-14, que terminó en empate y tras el cual los Periquitos libraron matemáticamente el descenso, está en la mira de la Fiscalía Anticorrupción, que investiga al expresidente rojillo, Miguel Archanco.

Esto coloca al ‘Vasco’ en una situación crítica, e incluso podría pisar la cárcel en tierras españolas. Además, le dio un dramático giro a su vida profesional que hasta ahora, en apariencia, se desarrollaba en calma e incluso con una imagen es internacionalmente reconocida al grado de ser inmortalizado en el Salón de la Fama.

LO SIGUE LA POLÉMICA

Pero, ¿quién es en verdad Javier Aguirre?

Su porte, su capacidad para dirigir en el banquillo y su exitoso paso por España desde hace más de una década cuando tomó las riendas del Osasuna de Pamplona y evitó su descenso hacían impensable su presunta complicidad en el amaño de partidos.

Sin embargo, detrás del hombre siempre erguido y de saco y corbata, existen detalles sugestivos que pudieran darle otra tónica a la actitud y comportamiento de Javier Aguirre.

Detrás del hombre respetable se esconde el Aguirre explosivo, que en cualquier segundo puede perder la compostura e insultar a los árbitros e incluso referirse a sus jugadores con lenguaje altisonante, situación que en alguna ocasión le fue señalada al técnico mexicano durante una conferencia de prensa con el Espanyol.

Durante las eliminatorias mundialistas de Sudáfrica 2010, Aguirre llegó al rescate de la selección mexicana que pendía de un hilo y la calificación estaba en riesgo. En la fase de grupos de la justa mundialista, el Tri sufrió una inesperada derrota frente a Uruguay por la mínima diferencia. El descalabro caló hondo entre la afición mexicana, luego de haber vencido a Francia 2-0.

Además, tras la derrota, Aguirre apareció ante los representantes de los medios de comunicación enfundado en una gorra y sin mirar a los ojos a nadie.

El Mundial de 2002 en Corea/Japón no fue ajeno a la polémica para Aguirre. México había avanzado a octavos de final con dos triunfos y un empate.

El rival en puerta era Estados Unidos y parecía la oportunidad más grande para que el Tricolor superara la barrera de los octavos de final.

Sin embargo, en una decisión que tomó por sorpresa a propios y extraños, el ‘Vasco’ decidió sentar a Ramón Morales y en su lugar ingresó a Luis Hernández. El resultado: México sufrió una estrepitosa derrota 2-0 con el conjunto de las barras y las estrellas y Aguirre no tuvo más que reconocer que tomó una ‘decisión visceral’, en lugar de haber tenido paciencia.

EN DEFENSA DE AGUIRRE

En el club Espanyol, con todo, se consideran inocentes y defienden a su antiguo estratega. De acuerdo a información del periódico mexicano ‘Cancha’, fuentes cercanas a la directiva de ese equipo señalaron que confían en la honorabilidad de los jugadores y el técnico (Aguirre). El equipo ya había negado anteriormente haber participado en arreglos de partidos.

Por lo pronto, la investigación continúa y se desconoce cuál será su alcance y resultado.

Aguirre, tras su carrera como jugador en América, Atlante y Guadalajara, además de ser seleccionado mexicano, fue entrenador de Atlante y Pachuca en México, del Tri en los Mundiales de 2002 y 2010, de los clubes españoles Osasuna, Atlético de Madrid, Zaragoza y Espanyol, y actualmente dirige a la selección de Japón. A Osasuna, Zaragoza y Espanyol en su momento los salvó de descender a la Segunda División, aunque con la selección mexicana su papel resultó decepcionante en las dos Copas del Mundo en las que dirigió al Tri (Corea/Japón y Sudáfrica).