Un museo para la Biblia en la capital de EEUU

La obra será financiada por una rica familia evangélica
Un museo para la Biblia en la capital de EEUU
Temen que se intente influir en el proceso político.
Foto: efe

maria.peña@impremedia.com

Washington, D.C.

Estados Unidos se ha alejado de Dios y debe enmendar su camino, según una multimillonaria familia evangélica de Oklahoma que de su propio bolsillo abrirá en 2017, a unos pasos del Capitolio, el primer Museo de la Biblia.

La familia de Steve Green, de tradición pentecostal, más conocida por su exitosa empresa Hobby Lobby, que vende productos de artes manuales y pasatiempos, ahora busca abrirse un hueco a dos cuadras del “Mall” en Washington y a tres cuadras del Congreso.

Grupos y académicos que abogan por la separación de la Iglesia y el Estado temen que, arropada con el manto del cristianismo, la familia Green, de fuertes raíces conservadoras, intente influir en el proceso político.

En junio de 2014, Hobby Lobby logró que el Tribunal Supremo revirtiera una pieza clave de la reforma de salud “Obamacare” que exigía a ciertas pequeña empresas dar cobertura de anticonceptivos a sus empleados.

Pero el presidente del museo en ciernes, Cary Summers, ha rechazado esas críticas, al insistir en que el plan es familiarizar al público con el libro sagrado, aprovechando el enorme atractivo turístico de la capital.

Ya adquirió en 2012, por $50 millones, el imponente edificio de ocho pisos que albergará al museo privado en noviembre de 2017 -el primero de su tipo-, aunque no se ha decidido cuánto cobrará por entrada.

Según la organización a cargo del museo, éste será interactivo y mostrará a los visitantes, ateos o creyentes, más de 40,000 artefactos que la familia ha coleccionado desde 2009, incluyendo fragmentos de los Manuscritos del Mar Muerto, el Torá, antiguas grabaciones del Nuevo Testamento en arameo, y presentaciones multimedia del arca de Noé.

También tendrá una sala de cine y auditorio con 500 butacas; un “jardín bíblico” con arbustos mencionados en la Biblia; una cafetería; un techo de cristal, vitrales, y salones para investigaciones académicas, según muestra la exposición viajera “Passages” de la familia.

Entre la compra del inmueble, las remodelaciones y la colección de artefactos, el monto del museo de 400,000 pies cuadrados ascenderá a unos $800 millones, inversión que la familia Green justifica para educar al público sobre la historia de la Biblia.

“Esta nación corre peligro por su ignorancia de lo que Dios ha enseñado… debemos saber (las lecciones) de la Biblia porque de lo contrario afrontaremos un futuro muy alarmante”, dijo Green, presidente de Hobby Lobby e hijo del fundador de la empresa, durante un discurso en 2013 en Nueva York.

Green señaló recientemente que la Biblia ha tenido un gran impacto histórico, ha atizado controversias y ha inspirado actos de amor o de odio y, a su juicio, “lo importante es que la gente la conozca”