Nunca es tarde para festejar los ‘Quince Años’

Siete mujeres latinas de la tercera edad celebran la fiesta que nunca tuvieron en su juventud
Nunca es tarde para festejar los ‘Quince Años’

@aracelimartinez

Con los nervios de punta, siete inmigrantes latinas que andan en los 60 y 70 años de edad, hicieron realidad el sueño de tener la fiesta de quinceaños que sus padres no les pudieron dar cuando eran jóvenes.

“No puedo creerlo todavía. ¡Guau! ¡me siento feliz como si de verdad fuera una muchachita que cumple sus quince!“, exclamó Ramona Córdova, una inmigrante mexicana que a sus 72 años festejó por primera vez su ‘debut’ en sociedad.

Y los celebró como si en realidad llegara a la edad de las ilusiones. La mitad de su familia estuvo con ella, sus hijos, sus nietos.

Pero Córdova no tuvo su fiesta para ella sola, sino que la compartió con otras inmigrantes que por la pobreza de sus familias en sus países de origen no pudieron celebrar el tradicional evento. Las quinceañeras de la tercera edad fueron Ana Poot, Ana Gómez, Martha de León, María Willis, Eva Verónica Centeno y Clara MacLean.

Acompañadas por sus bien trajeados chambelanes, llegaron a la celebración en la Plaza México enfundadas en vestidos ampones color dorado que les confeccionó el diseñador Eruvey Tapia. Bailaron con mucho orgullo su vals de quinceaños.

Asimilaron muy rápido. En seis ensayos quedaron listas“, dijo feliz el maestro de baile de 68 años, Carlos Gallegos Briones, quien las preparó para el vals.

Con el apoyo de donativos de la comunidad, el Club de Oro, una organización sin fines de lucro dedicada a entretener y educar a latinos de la tercera edad del este de Los Ángeles, celebró sus quinceaños a siete latinas escogidas en un sorteo entre casi 100 inmigrantes. “Es el segundo año que tenemos este festejo. El local nos los prestó la plaza México. La música fue una donación de la Banda Viento de Oro, y del grupo norteño Los Cadetes de Linares. “, dijo Paty Guerrero, quien junto con María Grados y Violeta Olivares fundaron el Club de Oro.

“Viera que gozo siento en mi corazón, se siente maravilloso festejar los quince a mi edad”, dijo María Willis de 68 años, a quien acompañaron sus tres hijos y su esposo Enrique Vázquez, su chambelán, a quien conoció en el Club de Oro.

Guerrero cerró el festejo con un llamado a los hijos de las quinceañeras: “dénles atención a sus padres, aunque sean unos quince minutos al día”. Fue tan emotiva la celebración, que algunos hijos asistentes, al ver la alegría de sus decanos padres, les pidieron perdón. “!Aprovénchelos”, les gritó Violeta Olivares, una de las fundadoras del Club de Oro quien ya no tiene a sus padres con vida.

“Estoy emocionada de ver que una organización como el Club de Oro celebre a las personas de la tercera edad, y sobre todo a las mujeres latinas adultas, porque son muy sabrosonas”, Rosenda Bernal, actriz y cantante, madrina de honor de las quinceañeras.