Propietario del avión en que murió Jenni Rivera se dio a la fuga

En medio del juicio de la muerte de la 'Diva e la Banda', no hay rastro de Cristian Eduardo Esquino, el dueño de la empresa Starwood Management TLLC
Propietario del avión en que murió Jenni Rivera se dio a la fuga
Rivera y otras seis personas murieron en un accidente de avión el 9 diciembre de 2012.
Foto: Archivo

La muerte de la cantante Jenni Rivera y sus seis acompañantes corre el riesgo de quedar impune debido a que, aunque el juicio por negligencia emprendido por los familiares de seis de las siete víctimas se inclina a favor de los demandantes, la parte demandada se ha dado a la fuga y la acusación no puede ser promovida hacia otra figura legal debido a que no se cuenta con los elementos necesarios.

En exclusiva para BASTA!, Cynthia Rivera, hermana de Arturo Rivera Ruíz, publirrelacionista de la cantante, revela el estado actual de la demanda que, junto a los familiares del abogado Mario Macías Pacheco, el estilista Jorge Armando Sánchez, el maquillista Jacob Yebale Aguilar y de la propia intérprete grupera, emprendió contra la empresa Starwood Managment TLLC y su propietario Cristian Eduardo Esquino, empresa responsable de la operación del Learjet 25 en el que Rivera y sus acompañantes perdieron la vida durante la madrugada del nueve de diciembre de 2012.

Hasta ahora llevamos siete audiencias, tenemos las cosas a nuestro favor pero desafortunadamente el señor (Esquino) ya no llegó a la última audiencia y está desaparecido; el caso prácticamente ya está ganado pero no hay rastro de él ni de los aviones de su propiedad”, declaró Rivera, quien actualmente lleva la prensa de Banda El Recodo y los Recoditos.

FOTOS: La vida después de Jenni Rivera

La entrevistada revela que en los casi dos años de juicio salió a la luz otra irregularidad por parte de la empresa de Esquino: “Starwood Managment tenía registrada una dirección de Las Vegas como sus oficinas pero resulta que cuando se realizó el rastreo de éstas, se descubrió que únicamente se trataba del apartado postal en el que recibían la mensajería, es decir; la empresa no existía”. La referida empresa también señalaba como su propietaria a otros familiares de Esquino como una de sus cuñadas, pero tampoco han sido localizados.

Todos escaparon, no se ha podido encontrar a nadie. Según los abogados, en la historia de Estados Unidos solamente existen cinco casos en los que el culpable haya logrado darse a la fuga”, dijo Rivera.

Hasta antes de enterarse de la desaparición del empresario acusado, el asunto pintaba favorablemente para los demandantes. Muestra clara de ello, afirma Rivera, es la serie de triunfos logrados a lo largo del juicio: Primero la negativa del juzgado ante la petición, por parte del abogado de Starwood, de trasladar el caso a México, la negativa a la solicitud, también por parte de Starwood, para restringir un cuestionario de 200 preguntas formulado por los abogados demandantes y finalmente la renuncia del abogado de la parte demandada.

A lo anterior hay que agregar la suma de la familia Rivera a la demanda. Según la entrevistada, en el inicio de la denuncia ella y el resto de los acusadores habían incluido a la empresa Jenni Rivera Enterprices en la lista de los demandados, posteriormente el corporativo fue retirado de la demanda y finalmente el pasado 8 de diciembre la familia Rivera decidió ratificar su denuncia contra Starwood Managment TLLC y unir fuerzas para asegurar el triunfo.

“Los Rivera ratificaron hace casi tres meses y este paso derivó en que la demanda tomara mayor relevancia. Cabe aclarar que somos diferentes abogados pero estamos en la misma demanda, esta fue una iniciativa de los abogados de ambas partes, ellos ya se conocían”, aseguró la hermana de Arturo Rivera Ruíz.

A dos años del trágico accidente que arrebató la vida de la cantante y sus acompañantes, organismos encargados de regir la aviación en Estados Unidos concluyeron que una de las alas de la aeronave del incidente estaba defectuosa, por lo que la siguiente instancia será contra Bombarjet Inc, empresa encargada del mantenimiento de la nave. Sin embargo, la situación es complicada: “Se tiene que hacer un peritaje a las piezas que quedaron pero las tienen las autoridades norteamericanas y el único autorizado para reclamarlas es Esquino pero está desaparecido. Ahora se realizará una solicitud de un permiso especial para poder recibir esas piezas y tener el peritaje. Como sea, es un proceso que se tomará un año o año y medio más y la verdad es que no tenemos nada seguro”, finalizó Rivera.