La Tuta, la cereza en el pastel

Edgar Muñoz escribe el blog "La Huella"
La Tuta, la cereza en el pastel
Servando Gómez Martínez alias "La Tuta" tras su captura en Morelia.
Foto: EFE

Al momento de bajar del avión de Los Ángeles a Guadalajara, recibí el primer mensaje minutos antes de las 6 de la mañana tiempo de México, era el viernes 27 de Febrero y así decía: “La Tuta fue detenido en una de sus propiedades en Morelia, Michoacán”. Rápidamente pensé en las miles de personas que han emigrado a Estados Unidos producto del “Michoéxodo”, huyendo de la violencia y la sangre que desataron Los Caballeros Templarios para tomar el control territorial y de las drogas.

Servando Gómez, profesor rural, que corrompió a periodistas, empresarios y hasta la estructura del Gobierno en Michoacán, se convirtió no sólo en el vocero del grupo criminal, sino también uno de los principales líderes del cartel que en su momento dirigió Nazario Moreno, alias “El Chayo”, quien fue declarado dos veces muerto por el gobierno mexicano. La captura de “La Tuta” dijo en algún momento el Comisionado Alfredo Castillo, sería una cereza en el pastel.

Para los que vivimos en Estados Unidos, hasta donde Los Caballeros Templarios tienen ramificaciones, son en miles de casos los responsables de la división de familias, que obligaron a que personas angustiadas por la violencia, cansadas de escuchar balazos y gritos por las noches, de ser víctimas de extorsión y secuestros, tener que dejar con el dolor de su corazón a sus hermanos, padres, hijos, abuelos, casas, ranchos y comercios para refugiarse en suelo norteamericano.

Los Caballeros Templarios, no respetan a nadie, para ellos no hay códigos. Así como violan mujeres matan a un sacerdote. María Reyes, quien vive ahora en Long Beach, California, me contó que ella en La Ruana, Michoacán, se dedicaba a cortar limón. Ella al igual que todos los trabajadores de la huerta tenían que depositar 1 peso mexicano para los caballeros templarios como cuota por cada limón que entregaban en las cajas. Por eso se explica tanta riqueza de los líderes Templarios, quienes se apoderaron de minas, casas, terrenos, pueblos enteros sin que la autoridad interviniera.

Por eso la captura de La Tuta tiene mucho significado para los michoacanos en Estados Unidos. Al menos por ahora, el hombre que desafío al estado, que se sintió dueño del destino de las personas y se confesó criminal, está tras las rejas. Es la cereza en el pastel que durante mucho tiempo impunemente se convirtió en un trago amargo.

edgar.munoz@nbcuni.com

edgarmunoz.com