Escribir a mano, necesario para desarrollar habilidades

La tendencia actual es concentrarse en la enseñanza del teclado para escribir, en lugar de perfeccionar ambas
Escribir a mano, necesario para desarrollar habilidades
Si tienes inquietudes sobre el desarrollo de tu niño, no te esperes. Hay un programa que puede ayudarte.

¿Cuándo fue la última vez que escribiste a mano más de un página?

La escritura manual está siendo desplazada por el uso de teclados en computadoras, tabletas o teléfonos, los nuevos protagonistas de la comunicación.

Las largas cartas que llegaban en sobres perfumados fueron reemplazadas por correos electrónicos, mensajes de 140 caracteres y textos aún más cortos. Y si bien es cierto que en la actualidad casi siempre escribimos en teclados, todavía necesitamos la escritura. La necesitamos para firmar documentos tan importantes como un pasaporte o un certificado de nacimiento, para llenar formularios igualmente importantes, o para leer información que está en letra cursiva, como la Declaración de la Independencia.

Pero la importancia de escribir a mano o leer letra cursiva va mucho más allá de cartas y documentos legales e históricos. Numerosos estudios han encontrado conexiones entre la habilidad de escribir, la actividad neuronal y la destreza manual. Pero a pesar de los tantos descubrimientos, la tendencia actual es concentrarse en la enseñanza del teclado, en lugar de perfeccionar ambas.

El programa educativo Common Core, lanzado en 2009, e implementado en 48 estados del país, entre ellos New York y California, recalca la importancia de que los niños aprendan a escribir en el teclado.

Según los estándares de la mayoría de escuelas de EEUU, los niños comienzan a aprender a leer y escribir a mano en Kindergarten y en segundo grado, generalmente alcanzan fluidez. Al terminar cuarto grado, los niños dominan también la letra cursiva.

En cuanto al aprendizaje del teclado, entre Kindergarten y segundo grado, los niños realizan actividades psicomotrices relacionadas a su uso. Y entre tercero y quinto grado, alcanzan fluidez en el teclado. A partir de quinto grado, los niños desarrollan su estilo personal de escritura- imprenta, cursiva o híbrida- que continua en la escuela media y en la preparatoria.

“A partir de quinto grado, el programa se concentra en la habilidad de escribir en la computadora, y la escritura a mano queda a discreción de los distritos escolares”, explicó Norma Villa, una educadora con 25 años de experiencia en las aulas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD). En la actualidad, Villa enseña Kindergarten, el primer paso en la jornada de futuros escritores.

“La formación de las letras es súper importante para los niños porque involucra el desarrollo de sus destrezas motoras y del proceso cognitivo”, indicó la educadora. Villa señaló que los niños que tienen dificultad aprendiendo a escribir las letras, generalmente muestran dificultades en áreas como matemáticas o en sus interacciones sociales.

Diferentes investigaciones encontraron ventajas similares a las que Villa observó en sus alumnos.

* Según el estudio The Pen Is Mightier Than the Keyboard, realizado por Daniel Oppenheimer de la Universidad de California y Pam Mueller de Princenton, tomar notas a mano durante una clase es más efectivo que hacerlo con un teclado. La investigación encontró que los estudiantes que tomaban notas a mano respondían mejor a preguntas conceptuales, porque habían procesado la información, poniéndola en sus propias palabras. Mientras que aquellos que utilizaron el teclado, si bien tomaban más cantidad de notas, lo hacían transcribiendo palabra por palabra, resultando en un procesamiento más superficial.

Otras investigaciones encontraron diferencias no sólo entre el proceso de escribir a mano o con un teclado, sino también entre escribir con letra de imprenta o molde,y hacerlo en letra cursiva, corrida, o ligada.

* El estudio del doctor George Early, publicado por la Asociación Americana de Psicología encontró que los alumnos de primer grado que sabían escribir en letra cursiva tenían mejores calificaciones en lectura y ortografía que aquellos que lo hacían en letra de imprenta.

¿La razón? Al parecer, el trazar una línea continua para escribir ayuda a conceptualizar la forma de las palabras en su integridad, lo cual no ocurre con la letra de imprenta.

* La diferencia de los procesos mentales entre escribir en letra de molde o letra corrida se puede observar en personas con impedimentos de aprendizaje como la disgrafia, una condición que puede ocurrir después de un daño cerebral y afecta la habilidad de escribir. En algunos casos, la habilidad de la persona para escribir letra cursiva permanece intacta, mientras que en otros, la persona sólo puede escribir en letra de molde.

Villa aconsejó a los padres que en sus casas practiquen escribir con sus niños.

“Si por ejemplo le pides que escriba a mano unas frases explicando su manera de razonar, no sólo lo estás ayudando a practicar las letras, sino también a procesar sus pensamientos y emociones y a expresarlas a través del canal de la escritura”, explicó.

Compartimos otras ideas para que incentives a tus hijos:

* Expone a tus hijos a miles de palabras. La manera más sencilla y divertida es leyendo juntos todos los días, no importa la edad.

* Aliéntalo a que mejore su escritura, pero sin hacerlo sentir mal o criticado. Cuando escribe sus frases bien, festeja su esfuerzo pegando el papel en la puerta del refrigerador u otro lugar visible, para que sienta orgullo por su trabajo y sus logros.

*Dibujar también cuenta. Las destrezas manuales que necesita para escribir, también las necesita para dibujar. Aunque no esté haciendo letras, está aprendiendo a sostener el lápiz, concentrarse y expresar sus ideas.

*Escribir es divertido. No lo conviertas en una tarea demandante y agobiadora. Usa tu creatividad y busca oportunidades para escribir y leer con tu hijo. Si por ejemplo, en tu bolsa siempre llevas un libro, lápiz y papel, la próxima vez que tengas que esperar en algún lado, puedes leerles una historia, o jugar con ellos a que descubran las letras de una palabra.

Una de las ventajas de escribir en un teclado es que siempre podemos apelar a programas que revisen nuestra ortografía, completen nuestras frases o traten de adivinar lo que estamos buscando. Y si bien estos programas pueden ser muy útiles en algunas ocasiones, también pueden afectar el aprendizaje de los niños.

Un estudio del Centro de investigación Pew de 2013 sobre la incidencia de las herramientas digitales en el aprendizaje observó un decline en las habilidades gramaticales y de vocabulario de los estudiantes, agravado por el uso excesivo del programa de corrección automática (spelling check).

Las maestras que participaron en dicho estudio opinaron que en general las herramientas digitales tenían un impacto positivo en los estudiantes, y que fomentaban la creatividad y expresión personal en una multitud de formatos.

Entre los impactos negativos de las herramientas digitales citaron el ya mencionado decline de las habilidades gramaticales y de vocabulario, la tendencia a preferir maneras abreviadas de comunicación y la línea borrosa entre escritura formal e informal por la que se filtraba el “estilo de texto” en redacciones formales.