Cuando tú no comes, tus neuronas se comen entre sí

Cuando tú no comes, tus neuronas se comen entre sí

Autofagia. Dícese de un proceso biológico en el que, para facilitar el asunto, las células se comen a sí mismas. Y como no pretendemos hacer una clase de biología trataremos de explicarte de manera simple lo que una investigación del Albert Einstein College of Medicine encontró recientemente y cómo afecta tu peso.cerebro-o

Sucede que la autofagia es un proceso celular natural y bien conocido. Quizá si revisaras tus viejos libros de biología encontrarías alguna referencia a ello. Si un organismo no recibe los nutrientes necesarios para realizar sus funciones, sus células no tienen más remedio que comenzar a autocomerse. Hasta hace poco se pensaba que las células cerebrales no funcionaban así, pero ocurre que el cerebro se comporta igual que el resto de nuestro organismo.

Las neuronas encargadas de alertarnos de que tenemos hambre (AgRP), al no recibir una señal del estómago que diga “hey, esta chica ya se está alimentando”, no tienen más remedio que comerse a sí mismas en un acto de autocanibalismo de emergencia, porque está visto que deben obtener energía no-matter-how.pacmanEsto no quiere decir que estarás en riesgo de sufrir un retraso mental porque tus células del cerebro son cada vez menos si no comes. Nop. Significa que, como esas mismas células suicidas son las encargadas de generar ácidos grasos, tu organismo responde generando, justamente, ácidos grasos. Y a su vez, esos ácidos grasos incrementan la señal de hambre. He ahí el círculo vicioso que domina la constante de que, esas dietas que nos matan de hambre, no funcionan; o lo hacen temporalmente para luego devolvernos el peso que perdimos (o incluso más) en un infeliz y frustrante rebote.

hambre

También este fenómeno explica por qué comer alimentos con demasiada grasa nos hace sentir más hambre, pues al estimular los ácidos grasos de nuestro organismo, estimulamos también la autofagia de estas células cerebrales que seguirán haciendo su trabajo de emisoras de la señal de hambre.

So, la única manera de detener la autofagia, la señal de hambre y la producción de ácidos grasos, es: comer. Y de preferencia, comer bien.