La arquitectura del París de 2050

La capital francesa convocó un concurso para remodelar la ciudad y reducir sus emisiones contaminantes en un 75%. BBC Mundo te muestra un proyecto que propone edificios capaces de realizar la fotosíntesis.
La arquitectura del París de 2050
Torres inteligentes con viviendas ecológicas que atrapan la contaminación, ésa es la propuesta de Vincent Callebaut.

París parece decidida a reinventarse. El pasado mes de noviembre su alcaldesa, Anne Hidalgo, abrió un concurso público para que los más afamados arquitectos presentasen proyectos con los que impulsar París hacia el futuro.

Los motivos no son únicamente estéticos: la capital francesa pretende reducir en un 75% sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Guiados con tales premisas, más de ochocientos proyectos respondieron a la llamada del concurso, que será fallado por un jurado en invierno del año que viene.

En este contexto de espíritu renovador y ecológico, se presenta el proyecto ‘Paris Smart City 2050’, del arquitecto Vincent Callebaut.

Torres inteligentes con viviendas ecológicas que se mezclan con edificios que atrapan las partículas contaminantes y otros capaces de realizar la fotosíntesis.

Eso es al menos lo que promete el proyecto que el arquitecto belga, ganador de varios premios internacionales, presentó a las autoridades parisinas junto al equipo de ingenieros de la firma Setec Bâtiment.

A continuación, algunos de los diseños:

Su función es combatir el esmog, esa niebla mezclada con humo y partículas en suspensión propias de la contaminación de las grandes ciudades. El estudio promete que lo atraparán gracias a su “su estructura de dióxido de titanio”.

La Torre Montparnasse, un gigantesco rascacielos que critican muchos parisinos por su impacto en el centro de la ciudad, sería substituido por un gigantesco jardín vertical capaz de realizar la fotosíntesis y producir biocombustible, según el estudio.

Algunas de las edificaciones proyectadas están diseñadas con forma de flora de bambú o de panal de abeja, y responden a un concepto de granjas en altura junto a viviendas que permitirían a sus habitantes emprender su propia producción agrícola.

Según el diseño, este puente futurista producirá energía eléctrica mediante unas turbinas de viento cuyas hélices se complementarán con unas turbinas hidroeléctricas que usarían la energía cinética del río Sena.