¿Por qué fue re-electo José Huizar?

Entre las múltiples contiendas de la elección municipal pasada, sin duda, la más importante fue entre la ex supervisora, ex concejal, y ex legisladora estatal, Gloria Molina, quien buscaba su última re-elección al Concilio de la Ciudad de Los Ángeles por el Distrito 14, y el conceja José Huizar.

Los expertos se equivocaron, y Huizar, con certero y mortífero golpe se anoto, literalmente, un “knock-out” en la primera vuelta. Lo imposible se volvió posible.

El año pasado, durante septiembre y octubre, representantes y líderes de la comunidad hispana le solicitamos a Molina votar en contra de renovar el contrato entre las autoridades de inmigración (ICE), y el Departamento de Alguaciles del condado de Los Ángeles (Sheriffs). Dicho contrato, basado en la Sección 287(g), permitía a los alguaciles retener a inmigrantes indocumentados, quienes luego de cumplir su castigo son entregados a ICE para su deportación.

Aunque bajo dicho contrato solo se le entregarían a la “migra” los indocumentados criminales que hubiesen cometido delitos como violación y asesinato, en la práctica la mayoría de los arrestados y deportados siempre fueron personas cuyos delitos son catalogados por las mismas autoridades como delitos menores.

Se calcula que tan solo entre el 2005 y septiembre del 2014 el Sheriff de Los Ángeles arrestó y entregó on a ICE más de 60,000 inmigrantes indocumentados, quienes en el peor de los casos solo habían cometido delitos menores. Estos fueron deportados por las autoridades de inmigración, y las respectivas familias quedaron divididas.

El día del voto para renovar dicho contrato se necesitaban tres votos. Michael D. Antonovich, y Dan Knabe (ambos republicanos) votaron a favor. Mark Ridley Thomas así como Zev Yarozlovsky (demócratas) se abstuvieron de votar a favor o en contra. Gloria Molina era el voto decisivo. Con plena conciencia de lo que hacia ella votó a favor de continuar la colaboración con las autoridades de inmigración. Poco después Molina declaró que “no se arrepiente de su voto”.

La comunidad inmigrante tomó nota de la desconsideración de la ex supervisora. La factura se la cobró en las elecciones del 3 de marzo. El mensaje es claro. Nuestra comunidad votará por aquellos candidatos que representen nuestros mejores intereses. Para aquellos que insistan ganar votos sacrificando nuestros intereses lo que único que lograrán ganar a la hora de las elecciones es nuestro más contundente repudio.

Por todo esto, el día 3 de marzo de 2015 pasará a la historia como una fecha de gran significado político para la comunidad de origen Latino en los Estados Unidos. Ese día el electorado del Distrito 14 de la Ciudad de Los Ángelesenvió un contundente mensaje a la clase política de la nación. Mucho ha cambiado en la política del país en los últimos 25 años. Rumbo a las elecciones del 2016, resulta muy recomendable que los líderes republicanos nacionales presten mucha atención a lo que acaba de pasar en las elecciones dentro del Distrito 14 de la ciudad de Los Ángeles