Hay que decir no a la bolsas de plástico

Este referendo contra la SB270 en 2016 es un ataque a nuestros principios como latinos y californianos
Hay que decir no a la bolsas de plástico
La mayoría de estas bolsas se las lleva el viento, y terminan en lagos, ríos y mares.
Foto: Archivo

La ley SB270, que desde el 1 de julio de 2015 hubiese prohibido las bolsas plásticas livianas en los supermercados de California, ha sido suspendida hasta las elecciones de noviembre de 2016. Esta ley, cuyo fin es proteger el medio ambiente y los bolsillos de los contribuyentes, fue encabezada por los senadores Alex Padilla (D-Pacoima), Kevin de León (D-Los Ángeles) y Ricardo Lara (D-Huntington Park), y ratificada con la firma del gobernador Jerry Brown en septiembre de 2014.

En cuestión de un par de meses, una coalición de fabricantes de bolsas con sede fuera de California se armó con un botín de $3.2 millones para revertir la ley SB270. Aprovechando la pésima participación electoral en las últimas elecciones estatales, estos fabricantes lograron traspasar el bajo umbral al conseguir las firmas necesarias para calificar para la boleta electoral de noviembre de 2016. Sus métodos de recogida de firmas están bajo la investigación de la procuradora estatal l Kamala Harris, debido a un sinnúmero de quejas por parte de residentes del estado cuyas firmas se lograron por medio del engaño.

Los fabricantes, con oficinas fuera del estado, rechazan la realidad que California no acepta ver bolsas obstruyendo alcantarillas y ahogando delfines o tortugas. Una encuesta realizada en 2014 por LA Times y USC encontró que el 60% de los votantes de California apoya la prohibición de estas dañinas bolsas. Las livianas bolsas de plástico deben prohibirse.

Los gobernantes de California a nivel local y estatal se dieron cuenta que los costos para desatorar estas bolsas de nuestro alcantarillado y sitios de reciclaje son muy altos para los contribuyentes. Han reconocido que la mayoría de estas bolsas se las lleva el viento, y terminan en lagos, ríos y mares. Esto contamina nuestros recursos en la tierra y los océanos y trae consecuencias preocupantes de largo plazo.

En particular, la comunidad latina de California debe sentirse orgullosa de sus legisladores y líderes locales, comunitarios y sindicalistas, por tomar las riendas de esta batalla contra los contaminadores. En California, dos de cada tres consideran que la contaminación ambiental y degradación del medio ambiente es un “problema muy serio”.

Este referendo contra la SB270 es un ataque a nuestros principios como latinos y californianos, ya que no es nada más que un brote de avaricia por parte de los fabricantes de bolsas con sede fuera del estado, quienes a base de engaños pretenden seguir beneficiándose sin importar cuán dañino sea su producto. Sin duda, en 2016 los votantes de California demostraremos una vez más nuestra determinación por mantener a nuestro estado limpio, sostenible y saludable.