Cinco datos curiosos de la Fórmula 1 y sus pilotos

¿Van al baño durante la carrera? ¿Qué comen? ¿Cuántas horas se trabajan para organizar un Gran Premio
Cinco datos curiosos de la Fórmula 1 y sus pilotos

“Señoras y señores, enciendan los motores”. O mejor decimos, “último aviso para ir al baño”.

Este fin de semana arranca la temporada 2015 de la categoría reina del automovilismo en el mundo, el campeonato mundial de F1, con la disputa del Gran Premio de Australia en el circuito Albert Park de Melbourne.

Después de un largo invierno la mayoría de los pilotos y escuderías están listos para acelerar a fondo una vez que se apaguen las luces del semáforo que dará inicio a un exigente calendario de 20 carreras que se extenderá hasta el 29 de noviembre.

Los expertos hablan de que se vivirá un dominio claro del equipo Mercedes en el año, de un duelo entre el británico Lewis Hamilton y el alemán Nico Rosberg por el título de pilotos, del resurgir de Ferrari de la mano del cuatro veces campeón mundial Sebastian Vettel y del misterio que rodea a la ausencia del español Fernando Alonso por su accidente en Montmeló.

No descartan ver al venezolano Pastor Maldonado peleando por un puesto en el podio con su rejuvenecido Lotus y ponen un gran signo de interrogación a lo que pueda hacer el mexicano Sergio Pérez.

Pero ¿qué hay de aquellos temas que no se suelen hablar? En BBC Mundo te contamos cinco cosas curiosas que probablemente no sabías sobre la categoría y sus pilotos.

1. ¿Un nombre de la realeza?

El circuito donde se correrá la prueba este domingo se llama Albert Park, luego de que su nombre oroginal, South Park, fuera cambiado en 1862 tras la muerte del esposo de la reina Victoria, el príncipe Alberto.

La sede del primer Gran Premio de la temporada ocupa una terreno de 2.000.000 de metros cuadrados y para acomodar la carrera fue necesaria la construcción de 3.000 barreras de concreto, que equivale a 12.000.000 kilogramos o lo que es igual al peso de 44 aviones Boeing 747.

2. ¿Qué hacen los pilotos si tienen ganas de ir al baño?

No cabe duda de que el pequeño habitáculo de los monoplazas en el que se sumergen los pilotos no ofrece muchas comodidades, ni hablar de las capas de ropa que llevan, el arnés de seguridad y las infinitas maniobras que deben hacer durante una carrera.

Pero los pilotos también son humanos y no es tan desmesurado pensar que en un momento dado les pueda picar la nariz o tengan deseo de orinar.

Uno de los Grandes Premios donde los pilotos están más expuestos a esta necesidad es Malasia, debido a la cantidad de líquido que deben ingerir para combatir el extremo calor del circuito.

Lo normal es que los pilotos suden ese líquido y pierdan hasta tres kilogramos de peso, pero algunos se ven obligados a expulsar el exceso por otra vía y allí es donde se presenta el dilema.

Según el piloto de McLaren-Honda, Jenson Button, los pilotos se sienten muy mojados por el sudor y “algunos -no yo personalmente- si tienen que ir al baño, ¡lo hacen!”

Button aclaró que es algo que se solía hacer más en otras épocas, pero ahora los pilotos pueden contenerse ya que están bien entrenados.

Una de las claves que suelen poner en práctica es ir al baño justo antes de la largada, cuando los vehículos ya están en la parrilla de salida.

3. ¿Favorece a un piloto correr de local?

Es muy relativo y depende de muchos factores, pero Button reconoció que correr en el Gran Premio de Gran Bretaña, en el circuito de Silverstone, es el momento más esperado del año para cualquier piloto británico.

“Hay tantos aficionados que aman la F1 que hay un ambiente muy especial”, reconoció, pero aclaró que a diferencia de los olímpicos, los pilotos no corren principalmente por un país, sino que representan a un equipo y tienen como objetivo un campeonato mundial.

Tal vez sea por eso que pese a contar con un campeón mundial, Alan Jones, y ganadores de Grandes Premios como Mark Webber y Daniel Ricciardo, ningún piloto australiano haya podido finalizar en el podio en su propio país.

Ni siquiera en 1991, cuando el brasileño Ayrton Senna ganó una carrera que duró sólo 24 minutos y 25 segundos debido a la lluvia.

4. ¿Qué comen los pilotos un día de carrera?

Los pilotos del siglo XXI han ido evolucionando con las exigencias que demanda la categoría, incluso en sus hábitos alimenticios.

Atrás quedó la “sopa colorada” que recordó en BBC Mundo el legendario piloto argentino José Froilán González cuando se refirió a lo que comían durante las primeras temporadas de la categoría por los años 50.

González, quien fue el piloto que ganó la primera carrera para Ferrari, el equipo más exitoso de la F1, no habló con gusto de la sopa de tomate que le daban durante sus viajes a Inglaterra y reconoció que le tocaba llevar en su equipaje quesos y pasta.

Y es precisamente el tradicional plato italiano, o en sus versiones asiáticas, la comida preferida por la mayoría de los pilotos antes de una carrera.

Sin embargo, hay algunos que prefieren evitar los carbohidratos y optan por un menú con fruta, vegetales y alimentos con proteínas.

El punto en el que todos coinciden es la necesidad de estar ingeriendo constantemente bebidas hidratantes, incluso durante la carrera.

5. ¿Cuántas cervezas se consumen en un GP de F1?

Es una cifra que varía dependiendo de los acuerdos que realizar la categoría con cada circuito y puede haber diferencias tan grandes como lo que paga Singapur (US$65 millones) o lo que paga Reino Unido (el último acuerdo firmado en 2009 estableció una cifra inicial de US$12 millones, con un aumento del 5% cada año durante 17 años).

En Australia, por ejemplo, el actual acuerdo establece una cifra cercana a los US$50 millones, pero con el anuncio de una extensión para el período entre 2016-2020 las autoridades locales aseguraron que esa cifra se verá reducida.

Lo que no se espera que baje son las horas que dedica la maquinaria de trabajadores para sacar adelante el evento, unas 290.000, que equivale a 33 años o la edad de Fernando Alonso.

El mayor beneficio -no monetario- parece que lo obtienen los espectadores, luego de que en 2014 se vendieran 184.762 botellas de cerveza durante el fin de semana de carrera.