Empresas mexicanas florecen en Los Ángeles

Empresas mexicanas florecen en Los Ángeles
ElectrobikeCiro Cesar
Foto: authors

Son jóvenes, en promedio 18 años, bilingües, biculturales, perfectamente conectados a la tecnología de la información; con pasaporte azul porque son estadounidenses, pero quieren que le vaya bien a México, el país de sus padres.

Los mexicoamericanos se convirtieron en uno de los ejemplos del exembajador Eduardo Medina durante su última visita al Senado para dimensionar el potencial que tiene a futuro la relación económica entre México y Estados Unidos en un momento en que el Tratado de Libre Comercio dio frutos.

México es hoy el tercer socio comercial del país más poderoso del mundo y sus exportaciones hacia EEUU han aumentado más de 440% en las últimas dos décadas, con un comercio diario que ronda los 1400 millones.

La apuesta de ahora es por el capital humano. “Por encima de todo nos une nuestra gente”, dijo el embajador.

Los mexicanos en Estados Unidos han contribuido en gran parte a la balanza comercial favorable a México tanto por la creación de empresas con interés binacional que pasaron de 1.7 millones de dólares en el 2002, a 3.7 millones en 2010, como por el mercado de la nostalgia que ha llevado a empresas mexicanas a expandirse.

Además hay un nicho de 34 millones de mexicanos entre padres, hijos, abuelos y nietos de varias generaciones.

Jacobo Buzali, vicepresidente nacional de la Asociación Mexicana de Franquicias, destacó que en los últimos años algunas marcas queridas en México como Electrobike, Sushito, El Fogoncito y Prendamex, entre otras, ven y buscan oportunidades en California, Texas, Arizona, Florida, y Nuevo México, donde se concentra el mayor número de mexicanos.

Y no son las únicas. En abril del año pasado, el Departamento de Estado en EEUU y el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) firmaron un memorando de entendimiento para que los centros de Desarrollo de Pequeñas Empresas en la Unión Americana apoyen a las pequeñas empresas para crecer en sus mercados globales y expandirse internacionalmente.

Para Armando Vázquez Ramos, director del Centro de Estudios California-México, a pesar de estos avances, todavía hacen falta puentes que ayuden a acercar a ambos países y motivar más la inversión.

“Esperemos que con el intercambio académico que se está proyectando entre los dos países se despierte mucho más el interés y ayude a conocerse más, no sólo en el plano económico, sino en todos los sentidos”, dijo Armando Vázquez Ramos, director del Centro de Estudios California México.