Niega ICE suspender deportación de pastor menonita

Fue detenido en redada de criminales de ICE por un delito menor agravado cometido en 1999
Niega ICE suspender deportación de pastor menonita
El pastor menonita Max Villatoro con su hija menor, Angela.
Foto: Suministrada

Pese a una intensa campaña a favor del pastor menonita Max Villatoro, la Oficina de Inmigración negó este lunes la suspensión de su deportación.

En respuesta su abogado David Leopold presentó una moción para que el caso de su cliente sea reconsiderado bajo la nuevas prioridades de deportación de la Administración Obama “enfocada en criminales, no en familias”.

En la última comunicación que Gloria tuvo con su esposo, el pastor menonita Villatoro, se enteró que éste había sido trasladado en medio de la noche de Iowa City a un centro de detención en Alexandra, Lousiana, y que sería deportado en el próximo vuelo con indocumentados que salga a Honduras.

Al pastor de la Iglesia Menonita Torre Fuerte, de Iowa City, Iowa, de 42 años de edad y padre de cuatro hijos estadounidenses, agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) lo sacaron esposado de su casa a las 6:30 de la mañana el pasado 3 de marzo como parte de una redada nacional de más de 2,000 inmigrantes indocumentados condenados por diversos delitos.

LEE TAMBIÉN: Cuatro décadas esperando por la reforma migratoria

Ahora este pastor se ha convertido para los grupos proinmigrantes en un ejemplo de la contradicción en las nuevas prioridades de deportación establecidas por la Administración Obama, enfocadas a partir del 20 de noviembre pasado en los criminales, en quienes representen un peligro para la nación o la seguridad fronteriza y en los indocumentados que recientemente han cruzado la frontera.

Grupos proinmigrantes han lazando una campaña de movilización en contra del arresto y deportación de Villatoro. Hasta el momento se han recaudado unas 42 mil firmas en su apoyo.

“Se lo llevaron a Lousiana en medio de la noche, a escondidas porque la migra no quiere que la comunidad siga abogando por él”, dijo a este diario Gloria Villatoro, una Dreamer de origen mexicano.

Villatoro llegó a EEUU en 1995 y en 1999 fue declarado culpable en el Condado de Johnson por conducir en estado de ebriedad y manipulación de los registros de identificación, un delito menor agravado por el que recibió dos años de libertad condicional.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) otorgó a Villatoro un permiso de trabajo en el año 2005 o 2006, mientras que su caso estaba pendiente, cuatro años más tarde, Villatoro fue declarado culpable, dijo Vondra.

De no ser por ese cargo, el pastor calificaría para la acción ejecutiva que el presidente Barack Obama anunció el pasado 20 de noviembre.

La acción ejecutiva ampara de la deportación a padres de ciudadanos y residentes legales permanentes (DAPA, por sus siglas en inglés) que están en EEUU desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales.

“Está claro que Max no es un amenaza para la seguridad nacional, para la seguridad en la frontera o la seguridad del público, y no debería ser una prioridad de deportación”, afirmó Matt Hildreth, director digital de Iowa’s Voice.

En 2012, Villatoro completó casi cinco años de estudios necesarios para llegar a ser un pastor ordenado de la Iglesia Menonita y es miembro del Comité de Consulta de Comunidades Religiosas en Iowa City, del Proyecto Voces de Inmigrantes y del Comité de Revisión de Asuntos de Inmigrantes de la Comisión de Derechos Humanos, ambos en la misma localidad.

Villatoro nunca logró regularizar su situación a pesar de las gestiones realizadas durante años y su arresto resultó inesperado.

El director ejecutivo de la Iglesia Menonita en EEUU, Ervin Stutzman, envió una carta al ICE pidiendo la libertad de Villatoro.

ICE no ha comentado respecto a la detención de Villatoro.

LEE TAMBIÉN: Dreamer cuestiona a Jeb Bush sobre reforma migratoria

Durante el fin de semana, Gloria grabó un video rodeada de sus cuatro hijos —Anthony, Etna, Angela y Aileen— con una emotiva petición dirigida al presidente Obama y lo subió a la internet.

“Necesito a mi esposo de regreso. Mis hijos necesitan a su padre. Estoy asustada, no se que voy a hacer sin él. También temo por su vida. Porque si se lo llevan,.. si lo envían a Honduras, él teme por su vida”, le dice Gloria a Obama.

En el mismo video, Anthony, el hijo mayor de Max, se refiere a su padre comi una persona “maravillosa”.

“Usted dijo que solo deportaría a personas que son una amenaza para nuestra comunidad y no creo que un pastor -una persona que ayuda a la comunidad- es una amenaza”, expresó el joven.