El fútbol como lazo de unión familiar

Nancy Vargas, madre y futbolista, dirige al Brooklyn Patriots Soccer Club, con una visión que va más allá del deporte
El fútbol como lazo de unión familiar
Nancy Vargas es una madre y futbolista que dirige al Brooklyn Patriots Soccer Club. Foto: Cortesía

El fútbol como lazo de unión familiar es la meta del Brooklyn Patriots Soccer Club, que dirige Nancy Vargas, quien heredó de su papá Antonio la pasión por el fútbol y también la presidencia de la organización creada en 1994.

Con seis años, Nancy fue una de seis niños –incluyendo a sus dos hermanos mayores– con los que nació el club. Contagiado por la fiebre del Mundial disputado en Estados Unidos y como un ex-árbitro en El Salvador, su país natal, don Antonio Vargas, fundó el Brooklyn Patriots. “En el transcurso de un mes, la gente empezó a llegar y pedir que los niños se fueran inscribiendo”, recordó.

Las raíces estaban echadas. Así nace Brooklyn Patriots Soccer Club, con la misión de impartir los conocimientos del deporte más popular del mundo a menores de todas las edades, en una comunidad tan diversa como la radicada en Brooklyn.

Nancy contó que cuando tenía 13 años empezó a ayudar a su papá en la administración del club, y eventualmente don Antonio –que en las dos décadas pasadas, ha sido entrenador, gerente general y presidente– le entregó el mando de la institución.

Eso no impidió que la niña siguiera practicando el fútbol, que le llevó a defender a la selección femenina de El Salvador, ganarse una beca universitaria y obtener el título de trabajadora social. Esa visión lleva a Nancy a crear el programa “Papá, mamá y yo”, dirigido a los más pequeños, de entre 18 meses y 3-4 años, que no aún no se sienten listos para despegarse de sus padres.

Ahora madre de Oliver, un niño de 10 meses, y a la espera de su segundo retoño, Nancy admite que su padre no la dejado sola en el manejo del club.

“Mi papá es siempre mi apoyo”, manifestó. “Pero él muy feliz por (la forma) como llevo el programa”.

Un programa que va más allá del deporte, pues el objetivo del club es “inspirar a los niños a que desarrollen la autoestima, permanezcan en la escuela, puedan conseguir becas y mantenerse fuera de las calles”, resumió.

Hoy, Brooklyn Patriots Soccer Club cuenta con alrededor de 200 menores de ambos sexos, desde los 18 meses de edad hasta los 18 años.

Don Antonio indica que es recreativo hasta los 12 años, más o menos, edad a la que los muchachos optan por pasar a la competición. El club compite con diversos equipos en la Cosmopolitan Junior Soccer League.

El programa cubre los siete días a la semana: de lunes a viernes de 6-7 p.m. y 7-8 p.m.; los sábados de 10 a.m. a 1 p.m.; y domingos, de 1-3 p.m. Y corre todo el año, incluyendo el invierno, explicó Nancy.

¿Cuál es la mayor satisfacción como presidenta del club?

“Ver a los niños sonreir, ver cómo se divierten; y ver feliz a mi papá no tiene precio”, responde.

Una mujer al frente de un club de fútbol, ¿cómo se siente?

“Orgullosamente, feliz”, contesta sin titubear. “Ya era tiempo que comiencen a darnos respeto”.

“En muchas cosas nos destacamos más que los hombres”, dice en referencia al éxito que ha tenido la selección femenina de fútbol de Estados Unidos, que ha conquistado títulos mundiales y medallas de oro olímpicas.

Como se trata de un programa familiar, el club organiza también campos de verano en diferentes áreas de Brooklyn.

“Todo el mundo ve el deporte como una forma de relajarse, de desestrarse, y es una buena manera de compartir con la familia”, concluyó Nancy Vargas.