Denuncian a la arquidiócesis de LA por abuso sexual

La presunta victima acusa a un sacerdote de abuso sexual presuntamente ocurrido en una iglesia de Manhattan Beach
Denuncian a la arquidiócesis de LA por abuso sexual
Una feligresa ha presentado una denuncia contra la archidiócesis de Los Ángeles.
Foto: Archivo

Una feligresa ha presentado una denuncia contra la archidiócesis de Los Ángeles y uno de sus sacerdotes por un presunto abuso sexual ocurrido en abril del año pasado en la parroquia de American Martyrs Catholic Church, en Manhattan Beach, según la información judicial conocida hoy.

La denuncia fue presentada este martes ante la Corte Superior del condado de Los Ángeles y hoy fue respondida por la archidiócesis, que en un comunicado aseguró que el incidente había sido investigado ya por las autoridades que no hallaron pruebas de delito.

La presunta víctima, Catherine Bergin, acusó al sacerdote Nicholas Assi, párroco asistente de esa iglesia entre 2009 y 2014, de tocarla indebidamente y causarle angustia emocional el pasado mes de abril cuando ella hacía trabajo de voluntaria en la sacristía.

“La archidiócesis recibió un informe de conducta inapropiada del padre Assi presentada por una feligresa en 2014. El asunto fue comunicado a la Policía y el padre Assi fue apartado de su ministerio hasta que se conociera el resultado de la investigación policial”, explicó la institución eclesial.

Ese mismo organismo confirmó que una vez las autoridades determinaron que no se presentarían cargos contra Assi, el sacerdote volvió a su tarea.

Assi fue destinado posteriormente a la parroquia de St. Basil Catholic Church en Koreatown y goza de “buena reputación”, según la archidiócesis.

“La archidiócesis no recibió ningún informe previo a 2014 de conducta inapropiada por parte del padre Assi, ni ningún otro tipo de queja similar”, explicó la organización, que dijo cooperar con las autoridades para aclarar lo ocurrido y ofrecer ayuda a la feligresa, quien declinó la oferta.

En febrero de 2014, la archidiócesis de Los Ángeles acordó pagar 13 millones de dólares a víctimas de abusos sexuales cometidos por un sacerdote mexicano que estuvo de visita en la ciudad en 1987 durante aproximadamente nueve meses.

Aquel acuerdo cerró un episodio de denuncias por abusos sexuales contra sacerdotes en Los Ángeles, cuya archidiócesis es la más grande de EEUU con más de 280 parroquias y cuenta con cerca de 5 millones de fieles.