La importancia del EITC

El crédito impositivo a los ingresos bajos (EITC) es un reembolso que suplementa el bolsillo de los contribuyentes con salarios bajos. Este es un beneficio ganado con trabajo el cual deben de solicitar los contribuyentes a la hora de llenar la declaración de impuestos que vence en unas semanas.

Es uno de los instrumentos mas efectivos para sacar de la pobreza a los trabajadores que ganan muy poco. Se estima que cerca de 28 millones de estadounidenses aun costos de 66 mil millones de dólares para el gobierno federal. Este ingreso suplementario, sumado a lo ganado por trabajo, eleva a más de la mitad de los beneficiarios por arriba del índice de pobreza.

Este beneficio impositivo es un importante aliciente para trabajar ya que sin ingresos no puede ser solicitado y es una ayuda al empleador que le permite mantener costos bajos en cuanto a salarios.

El EITC juega un papel clave en una economía que depende de los trabajadores con ingresos bajos para tener productos baratos para el consumidor. En un sistema en donde los salarios mínimos son insuficientes para elevar a las familias trabajadoras por arriba de los niveles de pobreza.

Por eso son condenables los esfuerzos republicanos que por años llevan tratando de eliminar este crédito impositivo. Ellos dicen que si la persona gana muy poco, no paga impuestos -como si las deducciones salariales no fueran gravámenes- por lo cual no merece un reembolso.

Otros dicen que no debería estar ligado al sistema impositivo sino que el beneficio debería ser parte de la asistencia pública. Se niegan a reconocer el valor del trabajo -sin él no hay EITC- y quieren facilitar su eliminación como programa social.

Ya sea por ignorancia, o maldad, algunos legisladores mienten al asegurar que con solo presentar un número de Seguro Social se recibe dinero, como si no hubiera que trabajar. Tampoco falta quien quiere prohibir el EITC para inmigrantes, los potencialmente beneficiarios de DACA y DAPA.

El EITC es una parte del sistema económico e impositivo que reconoce el valor del trabajador y que ayuda a la economía. No es ayuda pública, es un suplementeo salarial para quien lo merece.