Trabajadoras domésticas aún esperan que ley les haga justicia

Aunque hay muchos empleadores que tratan con consideración a las trabajadoras de casa, predominan los abusos y el maltrato
Trabajadoras domésticas aún esperan que ley les haga justicia
En el área metropolitana de Los Ángeles hay 2 millones de familias, con ingresos por debajo del nivel básico de presupuesto.
Foto: Archivo

@aracelimartinez

A Victoria Francisco, una inmigrante de Oaxaca, México, madre soltera de dos hijas, su patrona la despidió cuando les pidió que le aumentara a diez dólares la hora.

“Yo le pedí el aumento porque salía más tarde de lo acordado. Ella me llamó por teléfono al día siguiente; y me dijo, ya lo pensamos bien, ya no te ocupo porque ya no vas a estar contenta si te pagamos lo mismo. Mejor vete a hacerte rica a otro lugar, ya tengo otra que me cobra mucho menos que tú”, recuerda aún con dolor Victoria Francisco.

Victoria Francisco es parte del millón de trabajadoras domésticas que tiene California y que aguardan ansiosas que llegue el 2016 cuando entre en vigor la ley AB241 que autoriza los descansos, y el pago de horas extras a quienes trabajan más de nueve horas al día, o más de 45 horas en una semana.

“Desde que se aprobó la ley en 2013, ha mejorado un poco la situación, ya nos toman un poco más en cuenta pero hemos vivido años muy difíciles. Nos tratan como esclavas, no somos nadie”, dice la inmigrante hondureña Griselda Sánchez de 57 años, quien trabaja desde hace 17 años como trabajadora doméstica.

“Lo peor fue cuando no sabía nada de inglés. Yo no entendía. Y la señora me llevaba de las greñas a mostrarme que era un ‘mop’ (trapeador en español) o toys (juguetes en inglés”, dice.

Todavía en la actualidad, comenta que su patrona, la quiere poner a limpiar las ventanas. “Yo no me dejo, porque es muy peligroso, salirme por fuera del edificio a lo alto a limpiar. Aquí se sufre demasiado”, cuenta esta madre soltera de tres hijos.

Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla) dijo que la ley que da derechos básicos a las trabajadoras de casa entrará en vigor hasta 2016 cuando un comité defina cómo va a operar. “Lo que la ley hará es autorizarles tiempo pagado para comer durante la jornada de trabajo, y horas extras si trabajan más de ocho horas”, comenta.

“Es increíble como personas que son como parte de nuestra familia, sean maltratadas, y tratadas como totales extraños; y que no se les den prestaciones ni los remúneremos bien”, dijo Cabrera.

California es el segundo estado de la nación después de Nueva York, que tiene una legislación para proteger a los trabajadores domésticos.