A apagar el grifo

El gobernador ordena reducciones obligatorias en el uso del agua
A apagar el grifo
Algunas ciudades tienen dificultades al intentar reducir el consumo del vital líquido

Recortes en el uso de agua en las universidades, campos de golf, cementerios y otros lugares con mucho pasto, así como en los divisores centrales de las calles, son algunas de las medidas que fueron ordenadas ayer por el gobernador Jerry Brown para reducir en un 25 por ciento el consumo de agua en California.
“Es un mundo diferente, tenemos que actuar de manera diferente”, dijo el gobernador al anunciar, por primera vez en la historia del estado, las restricciones obligatorias para la utilización del vital líquido.

Brown, acompañado por funcionarios de su gobierno, dijo que había ordenado a la Junta de Control de los Recursos del Agua del Estado implementar restricciones obligatorias para reducir la utilización del agua en un 25 %.

“Hoy estamos parados sobre una grama seca donde debería haber cinco pies de nieve”, resaltó el gobernador al hacer su anuncio desde la Sierra Nevada. “Esta sequía histórica exige acciones sin precedentes”, aseveró.

“Como californianos debemos unirnos y ahorrar agua de cualquier forma posible”, dijo el gobernador mientras invitaba a todos los residentes del estado a colaborar con estas restricciones.
Las medidas de acumulación de nieve para el 1 de abril en las Montañas de la Sierra Nevada podrían ser consideradas las más bajas en la historia.
Ahorros
Los ahorros previstos representan aproximadamente 1.5 millones de acres/pie de agua en los próximos nueve meses, una cantidad equivalente al actual nivel de la reserva Lago Oroville en el oeste de la Sierra Nevada

Durante el anuncio de la restricciones se dio a conocer que la capa de nieve de la Sierra Nevada, que aporta cerca del 30 % del total de la reserva de agua del estado, se encuentra en su nivel más bajo desde 1977.

Para el día de ayer, el nivel de nieve es sólo de aproximadamente 5 % del promedio histórico en una fecha en que la sierra generalmente presenta su nivel máximo de agua congelada. Las lecturas de abril determinan la acumulación máxima de nieve del año y el agua que correrá en los siguientes meses significa un 30 por ciento del suministro de agua para California. El 30 de marzo de este año los niveles se encontraban en un seis por ciento del promedio— los más bajos registrados fueron en 1977 y 2014,  con un 25 por ciento.
La orden dada por el gobernador incluye además, reemplazar 50 millones de pies cuadrados de prados a todo lo largo del estado con jardines tolerantes a la sequía, en alianza con los gobiernos locales.

Igualmente se ofrecerá un programa temporal de rebajas para cambiar electrodomésticos viejos por otros nuevos más eficientes en la utilización de agua y energía.

Los usuarios de agua para la agricultura deberán reportar más información de la utilización del agua a los reguladores estatales para facilitar el control de irregularidades.

De la misma forma, se reducirán los estándares para los planes de manejo de agua para sembrados de los grandes distritos agrícolas y se ordenará a los distritos menores que elaboren planes similares, con el fin de prepararse en caso de que la sequía se extienda hasta el 2016.