Los Ángeles lanza histórico plan para reparar sus deterioradas aceras

La Ciudad invertirá más de mil millones de dólares en un periodo de 30 años con lo que cierra una demanda colectiva en su contra
Los Ángeles lanza histórico plan para reparar sus deterioradas aceras
Desde 1973, Los Ángeles se hace cargo de las más de 11,000 millas de banquetas que corren en la ciudad.

Por increíble que parezca, la ciudad de Los Ángeles tiene el 40% de sus aceras en pésimo estado desde el Valle de San Fernando hasta el Sur de la ciudad. Un verdadero dolor de cabeza para las 200,000 personas con discapacidad móvil que habitan esta gran urbe.

Ayer, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti y los concejales lograron un acuerdo histórico, para poner fin a la demanda ‘Willits contra la Ciudad de Los Ángeles’ que resultó en un compromiso para invertir más de mil millones de dólares en reparaciones de aceras (banquetas) en un periodo de 30 años.

“De hecho, nos adelantamos a este acuerdo y ya comenzamos a repararlas. Invertiremos 31 millones de dólares al año, de dinero propio, del fondo general de la Ciudad. Y el compromiso es aportar un mínimo de 25 millones de dólares”, señaló el alcalde.

Garcetti dijo que darán prioridad a las áreas de gobierno, corredores de transporte como las paradas de autobuses y a todos aquellos caminos que tiene mayor demanda peatonal.

La demanda de Willits se entabló hace seis años en búsqueda de mejorar el acceso para las personas con discapacidad móvil.

“Este acuerdo por 1.4 mil millones de dólares instalará rampas, arreglará las aceras rotas y agrietadas por las raíces de los árboles, instalará banquetas donde no existen y removerá otras barreras”, dijo el abogado principal de los demandantes Guy Wallace.

“Hará más fácil para las personas con discapacidad [física] el uso de instalaciones de gobierno, buscar y encontrar empleos, ir de compras, al doctor y participar en la vida comunitaria”, señaló el litigante.

Lillibeth Navarro, directora de la organización Comunidades Activamente Viviendo (Calif), que eran parte de la demanda, explicó que el propósito principal del acuerdo es dar a las personas con discapacidad móvil, acceso, independencia y equidad.

“Por mucho tiempo, quienes usamos una silla de rueda hemos sido condenados a lidiar con aceras hechas trizas, agrietadas y llenas de hoyos. Yo vivo en Koreatown y tengo que dar muchas vueltas para llegar a donde quiero ir”, comentó.

Salen caras las aceras dañadas

La Ciudad de Los Ángeles paga alrededor de 5 millones de dólares al año en reclamos hechos por personas que se lastimaron o tuvieron lesiones causadas por las aceras dañadas.

“Es mucho mejor prevenir que los residentes se lastimen, que reaccionar después del hecho. Así que este acuerdo dirige los impuestos a donde pertenecen: a resolver uno de los problemas más viejos de la ciudad”, dijo el procurador Mike Feuer, cuya oficina tiene que lidiar con las acusaciones contra la ciudad a causa del mal estado de estos senderos.

El concejal Paul Krekorian,  quien junto con el presidente del Concejo Wesson fue clave para resolver la demanda por las aceras, dijo que una muestra arrojó que 40% de todas las aceras se hallan deterioradas, aunque la verdadera magnitud se desconoce.

En el caso de los propietarios de casas que tengan sus aceras dañadas, dice que el asunto de quién pagará está aún por resolverse en el Concejo, pero se tiene la opción de ir a mitades en el pago entre la ciudad y el dueño; o que la Ciudad haga el trabajo y luego le mande la cuenta al propietario.