Educan a los profesionales del futuro, pero viven como sus estudiantes

Profesores universitarios aducen baja paga. El sistema CSU niega estas aseveraciones, que llegan mientras el sindicato de educadores negocia aumento salarial
Educan a los profesionales del futuro, pero viven como sus estudiantes
Campbell recibe estampillas de comida y Medi-Cal.

Hace hace un par de décadas, ser catedrático universitario significaba tener ingresos suficientes para comprar una casa cómoda, tener un auto de modelo reciente, pagar por la educación de sus hijos y tomar vacaciones en Europa.
Ahora la realidad es muy diferente. Hay profesores que deben vivir en los dormitorios estudiantiles o comparten un apartamento con otras personas porque no ganan lo suficiente para alquilar su lugar propio.
Un nuevo reporte del sindicato que representa a los maestros del sistema de universidades estatales de California (CSU) indica que el 80% de los profesores aseguran que su salario tiene un impacto negativo en sus vidas y un 60% dice que vivir en la zona universitaria está fuera de su alcance económico.
“Está claro que muchos, probablemente la mayoría, de los catedráticos de CSU han sido expulsados de la clase media o viven con miedo de ya no ser de clase media”, dijo Lilian Taiz, presidenta de California Faculty Association.
El reporte indica que muchos catedráticos de CSU, especialmente quienes están bajo la categoría de “lecturers” y que no tienen una plaza fija, están entre los nuevos pobres con trabajo.
El 95% de los lecturers tienen sueldos de menos de 4,000 dólares al mes, 43% de éstos ganan menos de 2,000 al mes.

El Dr. Stephen Campbell, maestro de Cal Poly Pomona, recordó que estos profesores tienen maestrías y doctorados y que muchos tienen préstamos de educación que aún están pagando.

“Éticamente no puedo recomendarle graduate school en historia a ninguna persona”, dijo el Dr. Stephen Campbell, catedrático de Cal Poly Pomona, quien recibe estampillas de comida y Medi-Cal, y tiene otros trabajos para poder pagar sus gastos.
Según el sondeo, el 60% del total de catedráticos del sistema universitario más grande en todo el país admite que no han podido ahorrar los tres meses de gastos que se recomienda para casos de emergencia. El 86% de los profesores que tienen hijos aseguran que no tienen dinero para pagar por la educación superior de estos.
Es más, el 72% asegura que han tomando otros trabajos para cubrir sus gastos básicos y de éstos el 77% confiesa que que han tomado trabajos no relacionados con educación.

El reporte llega mientras el sindicato de maestros de CSU negocia un alza salarial. Después de no tener un aumento de sueldo por cinco año, el sindicato obtuvo incrementos de 1.6% en 2013 y 1.6% el año pasado. Ahora deben negociar aumentos para el año escolar 2015-2016 y 2016-1017.

Una vocera del sistema CSU aseveró que estos alegatos de baja paga no son verdaderos y dijo que se hacen simplemente para mejorar la posición de los miembros del sindicato ante las negociaciones pactadas para comenzar en mayo.

Incluso, la vocera indicó que el salario promedo para un lecturer de medio tiempo era de $48,823 por impartir de una a cuatro clases por semester. El salario más bajo para uno de estos maestros era de 32 dólares la hora, comparado con un promedio nacional de 28.86 dólares, según el Buro de Estadísticas Laborales.

 
Testimonios de los profesores

“Si has estado enseñando a medio tiempo como yo lo he hecho todos estos años, no hay forma de que yo pueda jubilarme”, dijo la graduada de Yale, Althea Waites, una pianista que toca el órgano en iglesias para complementar su salario. Ella enseña en Cal State Long Beach.

“Cada mes tengo que alternar el pago entre los recibos. Ya  no puedo comprar comida en el supermercado, y compro la ropa en tiendas de segunda o en Goodwill”, dijo un catedrático encuestado por el reporte.