Historia de amor, futbol y negocios acaba mal

Jorge Vergara, dueño de las Chivas, rompe relaciones con su esposa, quien fungía como CEO del Grupo Omnilife
Historia de amor, futbol y negocios acaba mal
Boda en la India de Jorge Vergara y Angélica Fuentes

La mezcla de amor y negocios llegó a su punto de quiebra entre Jorge Vergara y Angélica Fuentes.

Vergara, propietario del 51 por ciento de las acciones de del Grupo Omnilife-Angelíssima-Chivas, anunció la salida de la que aún es su esposa de la Dirección Ejecutiva al descubrirse malos manejos por parte de personal bajo su control.

“Angélica deja de ser la directora porque es la directamente responsable de todo lo que pasaba en el Grupo, entonces fue sacada del puesto, y en este momento solamente esperar que termine la investigación para fincar responsabilidades”, apuntó el dueño del Rebaño Sagrado en entrevista con Univisión.

“En eso estamos en este momento, en el descubrimiento de todos los asuntos irregulares que hay porque son varias vertientes, estamos investigando, entonces tendré información más clara en un par de días. Desgraciadamente tengo que admitir que estaba un poquito ciego y no me di cuenta de lo que estaba sucediendo”.

Vergara y Fuentes establecieron lazos en el 2007. El empresario nombró Angélica como CEO de la firma Omnilife paralelo al surgimiento de una relación sentimental que se convirtió en matrimonio en mayo del 2008.

A partir de ese momento los alcances de Fuentes fueron cada vez mayores dentro del grupo que engloba a las Chivas, al grado de que obtuvo el 49 por ciento en las acciones del Grupo.

Después surgió la empresa Angelíssima, una línea de cosméticos cuya creación promovió Fuentes dentro de la compañía.

Vergara aclaró que aún no se inicia un proceso de divorcio, pero lo ve prácticamente inevitable.

“Evidentemente hay un rompimiento clarísimo de negocios. Si toda la información que estamos sacando apunta a lo correcto, tiene que haber un rompimiento, pero todavía no iniciamos ningún proceso de divorcio”, aseveró.

La pareja procreó dos hijas, Valentina e Ignacia.

El dueño mayoritario de Chivas dijo no arrepentirse de su historia con Fuentes.

“Siempre he dicho que no me arrepiento de lo que hago. De que aprendo el mensaje y que aprendo de la lección por supuesto que lo aprendo de la manera más difícil. Es muy triste para mí porque no solamente existe una relación de negocios, existe una relación personal, de confianza total que existía y por supuesto existe lo más importante de todo, dos hijas, que es la parte que más me duele”, mencionó.

 

LA DAMA DE HIERRO

Antes de llegar a Chivas, Angélica Fuentes se desempeñaba Como directora ejecutiva

de la empresa Gas Imperial que fundó su abuelo, cargo que ocupó hasta el 2005, conocida en aquel

entonces como la “Reina del Gas”.

En el 2007 Angélica Fuentes llegó a Grupo Omnilife como CEO, pues en ese momento, Jorge

Vergara consideraba que su empresa necesitaba corregir el rumbo financiero.
Al poco tiempo de tomar el cargo, despidió a cerca de 30 directivos, y poco más de medio millar

de empleados. Juan José Frangie, quien había sido director general del Guadalajara decidió dejar el puesto por diferencias con Fuentes.

 

Para el 2008, Fuentes se casó con Jorge Vergara en una boda que tuvo una duración de cinco días en la India, y a donde acudieron solamente sus amigos más allegados. Después celebraría la ceremonia al civil en Los Cabos ante las leyes mexicanas.

 

En agosto del 2010 nació la primera hija del matrimonio, Valentina; tres años después llegó la

segunda hija, Maria Ignacia.

 

En enero pasado, Fuentes y Vergara incrementaron su participación como accionistas mayoritarios

del Rebaño Sagrado, luego de que algunos miembros de los llamados disidentes vendieron su certificado de aportación al Grupo.